La Semana Santa del coronavirus en San Fernando La crónica imposible de un Jueves Santo

  • La tarde más intensa de la Semana Santa empezaría de nuevo en la barriada Bazán con la hermandad de las Tres Caídas para acabar en la Alameda con el Silencio. Lo recordamos en esta crónica imposible 

Salida de las Tres Caídas.

Desde la temprana salida de la joven hermandad de las Tres Caídas hasta el regreso del palio de la Esperanza a San Francisco por la Alameda, justo cuando las puertas de la Iglesia Mayor se abren para que la hermandad del Nazareno inicie su salida procesional, median las horas cofrades de la tarde más intensa de toda la Semana Santa isleña, que este año se ha visto truncada a causa del coronavirus y de las excepcionales medidas puestas en práctica por el estado de alarma. Recreamos de la mano de Islapasión los momentos clave de esta jornada única, que tendría su punto de partida -evidentemente- con la salida de la primera del día, de nuevo en el barrio de la Bazán. 

Sale el Perdón

En esta tarde ideal de un Jueves Santo habría que darse prisa para plantarse enseguida en La Casería y no perderse el luminoso momento que brinda la hermandad del Perdón con su salida desde la parroquia de la Inmaculada, una de las escenas imprescindibles de la tarde que se impregna, además, de ese aire único del barrio vecino a la Bahía. Será además un momento ideal para acompañar a la hermandad en su recorrido por el barrio hasta que cruce el puente. 

La primera mitad de la tarde 

Y mientras la tercera hermandad del día, la de la Misericordia se prepara para salir y los primeros hermanos llegan al templo, el misterio de las Tres Caídas avanzaria en su camino a la Carrera Oficial atravesando la Pastora. Y el Perdón, en paralelo, cruzaría el barrio del Cristo pasando por la calle Patrona. 

La segunda parte

El siguiente acto de la crónica imposible del Jueves Santo hace escala en la plaza de la Pastora con uno de los momentos clave de la tarde, la salida de la hermandad de Nuestro Padre Jesús de la Misericordia y de María Santisima de la Piedad sobre su elegantísimo paso de palio. Es una de las escenas del Jueves Santo más clásico de La Isla. Será además un momento ideal para acompañar a la hermandad en su camino hacia la estación de penitencia en la Iglesia Mayor, justo antes de entrar en la carrera oficial. 

Ese Jueves de saetas

A pesar de su juventud -este año cumple 10 Semanas Santas- la hermandad de las Tres Caídas ha conseguido reinventar la jornada del Jueves Santo y darle un momento único a su paso por la Venta de Vargas: su gran despedida de La Isla antes de cruzar el puente del Gran Poder y adentrarse en su barrio de recogida. 

Sale el Silencio 

La noche del Jueves Santo tiene como protagonista especialmente a la hermandad de la Expiración, que a las nueve y media emprendería su camino desde la castrense de San Francisco con ese sello personal del que hace gala y, sobre todo, con el paso de palio de la Esperanza. Es uno de esos momentos que podría servir para resumir por su solo toda la Semana Santa isleña. 

De recogida

Y mientras se aguarda la salida de Nuestro Padre Jesús Nazareno y de María Santísima de los Dolores, no habría nada mejor que hacer en la calle que despedirse de las hermandades del Perdón y de la Misericordia, ambas ya de vuelta a su barrio. 

De vuelta por la Alameda

El regreso de la hermandad de la Expiración por la Alameda sería la mejor forma de poner el broche de oro a esta jornada de Jueves Santo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios