San Fernando Cierra la Escuela San José al no prorrogar el Obispado el contrato de alquiler

  • La Iglesia diocesana, titular del inmueble, ha confirmado al centro que quiere las instalaciones libres en septiembre, lo que afecta a casi 300 alumnos de ESO, Bachillerato y Formación Profesional Básica y a una plantilla integrada por unos 20 profesores, que se quedan en la calle 

Fachada principal y acceso a la Escuela San José de San Fernando. Fachada principal y acceso a la Escuela San José de San Fernando.

Fachada principal y acceso a la Escuela San José de San Fernando. / Sonia Ramos (San Fernando)

La Escuela San José cierra tras más de 30 años de trayectoria educativa en San Fernando al no prorrogar el Obispado de Cádiz el contrato de alquiler de las instalaciones que ocupa desde 1989, el antiguo hospital de San José. Así lo ha confirmado la dirección de este centro concertado, que ayer reunió al consejo escolar para informar de la situación y que hoy -ante la imposibilidad de convocar una reunión presencial con las familias de los alumnos a causa de las restricciones de la pandemia- lanzará una circular para explicar los motivos que irremediablemente llevan a poner el punto final a la historia del centro. 

La situación afecta directamente a casi 300 alumnos de ESO, Bachillerato y Formación Profesional Básica así como una plantilla formada por unos 20 profesores con una larga experiencia laboral en el centro, que ahora se quedarán sin empleo. 

El Obispado, titular del inmueble, confirmó a finales del pasado mes de enero a los responsables de la Escuela San José que no tenía intención alguna de prorrogar el contrato de alquiler que se suscribió en 1989 y, literalmente, les comunicó que quería el inmueble "libre y despejado" para el próximo mes de septiembre. 

El contrato -explica la dirección del centro- tenía una vigencia de 30 años y había expirado en 2018, si bien en los últimos años se había estado prorrogando cada curso escolar. Desde el centro se confiaba en llegar a un acuerdo definitivo para seguir adelante con la Escuela San José, pero el Obispado tiene otros planes para estas céntricas dependencias de San Fernando y les ha trasladado un ultimátum: no habrá más prórrogas y no podrán estar un curso académico más. 

No se trata de renegociar el alquiler o de incrementar la renta, insisten desde el centro educativo. No es una cuestión económica. Ni siquiera se ha dado esa opción. Simplemente, no quieren que las instalaciones sigan ocupadas por la Escuela San José: "Nos echan", lamentan. Y eso sentencia irremediablemente la continuidad del centro.   

Ahora, además de los docentes que se quedan en la calle, casi 300 alumnos tendrán que se reubicados en otros centros para continuar su formación. Desde la dirección de la Escuela San José se ha reconocido su "preocupación" por esta situación, que ya se ha trasladado a la Delegación Territorial de Educación y se ha insistido en la necesidad de que las familias soliciten plazas en otros centros ahora que en el próximo mes de marzo arranca un nuevo proceso de escolarización. El principal problema radica en la enseñanza de Formación Profesional Básica ya que la titulación de Informática y Comunicaciones que imparte no se da en ningún otro centro de La Isla. 

La historia de la Escuela San José arrancó en 1989, cuando el centro docente inició su andadura con el nombre de Escuela de Estudios Técnicos San José. Entonces se impartían solo enseñanzas de Formación Profesional de primer y segundo grado en las especialidades de Auxiliar de Clínica, Jardín de Infancia, Administrativo e Informática de Gestión.

Con la reforma educativa impulsada por la LOGSE pasó a convertirse en un centro de Educación Secundaria Obligatoria, adoptando entonces ya el nombre de Escuela San José y pasando a impartir desde entonces ESO y Bachillerato. A ellos se sumó también luego la enseñanza de Formación Profesional Básica con la titulación de informática y comunicaciones. 

El centro se ubica en el antiguo hospital de San José, un céntrico edificio de gran valor patrimonial y altamente protegido, que es obra del arquitecto Torcuato Cayón y que fue construido a finales del siglo XVIII a iniciativa del obispo de Cádiz, fray Tomás del Valle. En el siglo XX funcionó como residencia de ancianos bajo los auspicios del Patronato de San José, que en 1984 estrenó nuevas instalaciones en las proximidades de la calle Tomás del Valle, que siguen en activo. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios