Gastronomía José Carlos Capel: “Lo que nos une a los españoles es la tortilla de patatas y El Corte Inglés”

San Fernando

San Fernando amanece sin Varela: retirada la estatua del general de la plaza del Rey

  • La escultura ecuestre se ha retirado a primera hora de la mañana para dar paso a la remodelación de este céntrico espacio público 

Momento en el que es retirada la estatua de Varela de la plaza del Rey.

Momento en el que es retirada la estatua de Varela de la plaza del Rey. / Julio González (San Fernando)

San Fernando ha cerrado en la mañana de este martes un capítulo de su historia que ha durado 74 años. La estatua del general Varela, en el punto de mira de las leyes de memoria histórica desde hace década y media, se ha retirado de la plaza del Rey a primerísima hora de la mañana.

La maniobra, esperada desde que se anunciaran las obras de remodelación de este céntrico espacio público de La Isla, se ha llevado a cabo después de dos semanas de intensos trabajos previos en el monumento, que está siendo desmontado pieza a pieza en una laboriosa y complicada operación a la que todavía no se ha puesto el punto final. 

Este lunes, operarios de la empresa adjudicataria de las obras empezaron ya a trabajar en la base de la escultura de Aniceto Marinas y retiraron los relieves de bronce que rodeaban su pedestal en una jornada que se prolongó hasta última hora de la tarde y en la que todo quedó a punto para poder acometer una rápida maniobra a primera hora de la mañana siguiente.   

Los trabajos han dado comienzo en torno a las seis y media de la mañana y han concluido antes de las ocho, cuando todavía la ciudad despertaba a una nueva jornada. La actuación completa se ha llevado a cabo en poco más de una hora dado que todo estaba ya previamente preparado: se han cortado los anclajes de la escultura ecuestre a la base de piedra sobre la que se asienta y, con la ayuda de una grúa, el bronce se ha trasladado a un cajón de madera especialmente realizado para asegurar el depósito de la obra. La escultura se va a trasladar ahora a uno de los depósitos municipales (en el polígono industrial de Fadricas), donde quedará almacenada sin que se tenga prevista su reubicación; algo que sin embargo se llegó a plantear en un primer momento cuando incluso se ofreció la obra al Ministerio de Defensa. 

La retirada de la estatua de Varela es uno de los puntos más espinosos de las obras de remodelación de la plaza del Rey -el otro el es el arbolado- que persigue su transformación en un espacio completamente diáfano con el propósito de dar protagonismo a la fachada principal del Ayuntamiento y convertirse en el escenario de fiestas y celebraciones locales. Una idea que el equipo de gobierno persigue desde principios del mandato anterior y que hasta ahora no se está llevando a la práctica.

Los trabajos de la plaza del Rey, que está previsto que se prolonguen hasta el próximo mes de junio, suponen una inversión de 1,2 millones de euros. 

La retirada de la estatua del general Varela se va a acometer más de 15 años después de que se planteara por primera vez en el Ayuntamiento isleño, cuando la comisión creada para concretar la aplicación de la Ley de Memoria Histórica aprobada en 2007 señaló directamente a la obra. En esos momentos, al hilo del proyecto del tranvía de la Bahía se proyectaba también la remodelación de la plaza del Rey, aunque finalmente se dejó a un lado al pretenderse un parking subterráneo en la zona, que tampoco llegó a salir adelante. 

El alto valor artístico de la escultura de Aniceto Marinas ha hecho además que, a lo largo de todo este tiempo, en más de una ocasión se apunte a su conservación aprovechando los recovecos que la Ley de Memoria Histórica y la Ley de Memoria Histórica y Democrática de Andalucía contemplan como excepciones para obras de gran valía. 

Así las cosas, a pesar de que se habla de su retirada desde hace década y media, no ha sido hasta que no se ha contado con un proyecto en firme para intervenir en la plaza cuando finalmente se ha llevado a cabo la operación. 

La retirada del conjunto escultórico, que arrastra a partidarios y detractores del militar bilaureado e Hijo Predilecto de San Fernando, ha suscitado en los últimos días una lógica expectación en La Isla, de cuyo paisaje urbano la obra ha formado parte durante casi 75 años de historia a los que esta mañana se ha puesto punto final. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios