Romería en San Fernando El Cerro vuelve a latir

  • La fiesta de los copatronos muestra un ambiente más animado que en los últimos años 

Romería 'El Cerro' en San Fernando

Contra todo pronóstico y tras varios años en auténtica caída libre, la fiesta del Cerro que hoy celebra La Isla ha dado muestras de recuperación e, incluso, ha exhibido con cierto orgullo retazos reminiscentes de tradiciones que parecían en desuso. La imagen que pasado el mediodía y a primeras horas de la tarde han brindado familias al completo en ropa deportiva, con las sillas y mesas de la playa, sentadas a la sombra de los árboles del parque para echar el domingo en compañía habla por sí sola e insiste en ese añorado Cerro de toda la vida -el que se disfrutaba con suma sencillez- que muchos daban por perdido.

Que la romería de los copatronos San Servando y San Germán no es lo que era antes está claro desde hace tiempo. Y puede que ya no arrastre a las multitudes de antaño, pero hoy sí se ha permitido alardear de un ambiente mucho más animado y concurrido de lo habitual en los últimos tiempos. Y, desde luego, nada que ver con el del año pasado, cuando la romería que no lo parece alcanzó un punto verdaderamente crítico.

Y eso que esta vez también, por aquello de no perder la costumbre, la lluvia hizo acto de presencia en las vísperas para sembrar dudas acerca de su celebración. Sin embargo, una soleda jornada se abrió paso a medida que el domingo se consolidaba invitando a los isleños a echarse a la calle y disfrutar de a romería. 

Los actos arrancaron a las 11.00 horas con el habitual traslado en procesión de los santos Servando y Germán desde la parroquia del Buen Pastor hasta la ermita situada en el punto más alto del parque del Cerro. A esa hora, salvo los vecinos -que son una pieza clave en la fiesta- no había mucha más gente por allí. La hora punta de la romería llegó ya pasado el mediodía y a primeras horas de la tarde, cuando se celebró la tradicional misa en honor de los copatronos de San Fernando. La ceremonia, por cierto, terminó con las palabras del párroco animando a la gente a colaborar con la rehabilitación de la ermita, que -debido a su precario estado de conservación- ha vivido una nueva romería a puerta cerrada. 

La romería se ha apoyado en las actividades organizadas por distintos colectivos, como la cercana Asociación Hípica de San Fernando, que una vez más ha disfrutado de uno de sus días grandes con un trofeo de cross y un carrusel de ponis que ha encantado a los más pequeños. 

Una visión completamente diferente de la romería ha llegado de la mano de la Universidad de Cádiz y del Laboratorio de Arqueología y Prehistoria, que ha aprovechado también el Día del Cerro para dar a conocer a través de diversas actividades el desconocido yacimiento de Gallineras-Cerro de los Mártires, uno de los más importantes que existen en San Fernando.  

Isleños en las proximidades de la ermita, en el día del Cerro. Isleños en las proximidades de la ermita, en el día del Cerro.

Isleños en las proximidades de la ermita, en el día del Cerro. / Román Ríos (San Fernando)

La visita guiada que a primeras horas de la mañana se ha llevado a cabo para dar a conocer este yacimiento a todo el que quisiera ha conseguido reunir a unas 60 personas, según explicaba el profesor José Juan Díaz Rodríguez, uno de los coordinadores de la actividad. Aunque, sin duda, los talleres didácticos de arqueología celebrados posteriormente y dirigidos especialmente a los más pequeños de la casa se han convertido en uno de los atractivos del Día del Cerro.   

Por su parte, el Ayuntamiento, consciente de la vocación familiar de la fiesta, instaló varios hinchables para los más pequeños -una tirolina, un rocódromo y una barredora- que animaron el parque del Cerro en este día tan especial. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios