San Fernando

Obras Públicas informa a Urbanismo que cubrirá la batería de Alburquerque

  • La fortificación histórica quedará definitivamente oculta por la plataforma del tranvía · La delegada de Urbanismo, Carmen Pedemonte (PP), muestra su "indignación" ante la alternativa de la Junta

Comentarios 31

La batería de Alburquerque desaparecerá definitivamente del paisaje histórico del puente Zuazo, un entorno defensivo que, precisamente ahora, será recuperado con motivo del 2010 y a través del Ministerio de Fomento.

No habrá viaductos ni traslado de la fortificación de principios del siglo XIX. Simplemente, se cubrirá para dar paso al tranvía metropolitano de la Bahía de Cádiz en el tramo que va desde Sancti Petri al caño Zurraque, actualmente en ejecución.

La Gerencia Municipal de Urbanismo ha recibido un oficio de la Delegación Provincial de Obras Públicas en el que se le informa de la solución a adoptar siguiendo al respecto las indicaciones de la Consejería de Cultura. Es la respuesta a los escritos que durante los últimos meses la delegada general del área y primera teniente de alcalde, María del Carmen Pedemonte (PP), ha remitido tanto a la consejera y al delegado provincial de Obras Públicas, Rosa Aguilar y Pablo Lorenzo, como a la responsable autonómica de Cultura, Rosa Torres, a los que ha trasladado la preocupación del Ayuntamiento por el futuro de la fortificación y, sobre todo, dejando bien claro su rechazo a la cubrición de la estructura defensiva planteada por las obras del tranvía y solicitando una alternativa.

Las peticiones de Urbanismo han caído en saco roto. Y eso que, como recordó Pedemonte, la recuperación de la batería de Alburquerque aparece recogida en el proyecto de rehabilitación del Sitio Histórico del Puente Zuazo, elaborado por los ayuntamientos de San Fernando y Puerto Real y que el Ministerio de Fomento está a punto de adjudicar con motivo de la conmemoración del Bicentenario de Las Cortes.

"La Junta de Andalucía achaca al Ayuntamiento que no reparó en la solución que finalmente se recogió en el proyecto del tranvía, pero lo mismo podemos decir nosotros de la Delegación Provincial de Cultura, que ha dado el visto bueno al proyecto de rehabilitación del Sitio Histórico del Puente Zuazo y éste contempla la recuperación de la batería de Alburquerque para hacerla visitable, es decir, que la recuperación de dicha fortificación cuenta con el informe favorable de la Consejería de Cultura", afirmó Pedemonte.

La primera teniente de alcalde y responsable política de la Gerencia aseguró también ayer que el proyecto del tranvía, en un primer momento, había consensuado en su redacción una solución bien diferente. Así se desprende, por ejemplo, de las actas de las reuniones celebradas entre el ente público de gestión de Ferrocarriles Andaluces de la Junta de Andalucía y la consultora que se encargó del proyecto. En una de ellas, celebrada el 4 de marzo de 2005, se alude expresamente a la construcción de un viaducto para facilitar el acceso al nuevo ramal paralelo del puente Zuazo y a la necesidad de "modificar la traza bordeando el área BIC de las fortificaciones anejas".

En mayo de 2009, una vez que las obras del tranvía se pusieron en marcha en este tramo y trascendió el problema de la batería histórica, se celebró una nueva reunión entre todas las administraciones implicadas con el objeto de dar una solución al problema. Un encuentro en el que, según Pedemonte, se habló de traslado y no de soterramiento.

"El jefe de servicio de Bienes Culturales de la Delegación Provincial de Cultura manifestó que la solución del traslado era viable ya que se había dado en otros casos como el traslado de los restos arqueológicos a los hornos públicos", recordó Pedemonte.

La Junta ha descartado esta opción finalmente, lo que para el Ayuntamiento tiene una lectura bien clara: "Esto quiere decir que si la Junta tuviera voluntad de recuperar esta baluarte, lo haría sin duda alguna, pero con su decisión demuestra que no tiene interés alguno por este importante patrimonio", aseguró la delegada general del área, que puso de manifiesto su "indignación" y "profundo malestar".

Pero ante el enojo municipal sólo ha habido una respuesta de momento: un segundo oficio de la Consejería de Cultura en el que comunica al Ayuntamiento que ha dado traslado de su preocupación a la Dirección General de Bienes Culturales.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios