Manolo Casal | Pregonero de la Navidad 2018 "Lo admito: me vengo arriba con las cosas de La Isla"

  • Manolo Casal pronunciará mañana el Pregón de la Navidad en el Teatro de las Cortes

  • "Hablaré de la fuerza que tiene la palabra para hacer Navidad", afirma el comunicador isleño

Manolo Casal, durante un acto celebrado en San Fernando en verano Manolo Casal, durante un acto celebrado en San Fernando en verano

Manolo Casal, durante un acto celebrado en San Fernando en verano / Román Ríos (San Fernando)

Con 19 años salió de La Isla, aunque realidad nunca llegó a irse del todo de aquí. Hoy, con los 55 ya cumplidos y una exitosa y popular trayectoria como comunicador ligada a Canal Sur, Manuel Casal López, sigue teniendo en San Fernando su 'patria chica', el lugar de la infancia, de la familia, de los amigos, de los buenos recuerdos... "Lo admito, me vengo arriba con las cosas de La Isla", afirma. "Tengo mucho orgullo cañaílla, no lo he perdido".

Mañana, desde luego, tendrá ocasión de hablar largo y tendido de esas cosas de La Isla que tanto gustan a La Isla. Manolo Casal será el encargado de pronunciar este año el Pregón de la Navidad que organizan conjuntamente el Ayuntamiento y la Real Academia de San Romualdo, un acto que tendrá lugar en el Teatro de las Cortes a las 19.30 horas. Paz Santana será la encargada de presentarlo ante el auditorio y el coro de la hermandad del Cristo de la Expiración de Jerez pondrá los villancicos para terminar el acto como Dios manda.

Manolo Casal agradece el gesto, su designación como pregonero de la Navidad. Reconoce el aprecio y el cariño que le profesan numerosos isleños. Y espera estar a la altura de las circunstancias esta tarde cuando se aferre al atril del "templo de la libertad de expresión" para anunciar a la ciudad de San Fernando que llega una nueva Navidad. Porque –lo reconoce– ha sido difícil hacer sitio en su apretada agenda de director comercial de Canal Sur para ponerse manos a la obra con el pregón.

Hacerlo ha supuesto irremediablemente regresar y recordar "los momentos más felices de mi vida". De eso no tiene duda alguna. Se refiere, claro, a su infancia, a esas Navidades en familia en las que se juntaban todos, en la que su padre contaba chistes "mejor que Paco Gandía", en la que él y su primo Pepe competían haciendo imitaciones humorísticas de Jesús Hermida o Alfredo Amestoy y en las que, sobre todo, se enamoró del flamenco para siempre cantando villancicos. Esas Navidades, también, que se vinculan irremediablemente a La Isla de sus amores. 

"El pregón de la Navidad ha supuesto regresar a la infancia en La Isla, los momentos más felices de mi vida"

Manolo Casal apuntaba maneras de comunicador desde chico. Los hermanitos de La Salle fueron los primeros en percartarse de sus habilidades y lo ficharon como presentador 'oficial' del colegio para todo acto que se preciara : desde Santa Cecilia a la Navidad o a las actuaciones de fin de curso. Iba para actor y su tío –el padre Casal Carrillo, que da nombre al colegio del barrio del Parque– le había dicho que le pagaba los estudios de Arte Dramático. Su fallecimiento truncó la carrera, pero llevó a Manolo Casal por los derroteros de la comunicación hasta que desembarcó en Canal Sur. "Me encanta la comunicación. Para mí es una pasión. Soy una persona feliz con este trabajo", asegura.

De todo esto hablará también hoy en el pregón. Porque Manolo está firmemente convencido de la capacidad de la palabra. "Puede curar, unir a la gente, reconfortar... Es un instrumento impresionante que tiene el género humano. La palabra es en sí misma la Navidad. Porque en el fondo eso es la Navidad día a día: si te esfuerzas cada día en ser buena persona, en ser feliz, en transmitir felicidad, en hacer feliz a todo aquel que se cruza contigo...".

Hay otra parte más del pregón –avisa que no va a ser un acto muy largo– que define como una crónica periodística "de como veo yo el mundo". Y lo explica: "Nos hemos acomodado a un estilo de vida basado en el bienestar donde tenemos las necesidades básicas cubiertas. Y nos cuesta muy poco trabajo olvidarnos de la gente que sufre, de los que no tienen esas necesidades cubiertas. Por eso voy a hablar de emigración, de los desahucios, de la gente que está tirada en la calle porque no ha podido alcanzar esos niveles de bienestar que tiene la mayoría, de la gente que está en el paro y no tiene trabajo... Y de la fuerza que tiene la palabra para hacer Navidad", afirma al referirse a este ejercicio de autocrítica.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios