San Fernando

La Junta tendrá que volver a licitar las obras del centro de salud de Camposoto en San Fernando

  • Salud confirma que está tramitando la resolución del contrato con la adjudicataria, que dejó plantadas las obras sin haber iniciado los trabajos 

No habrá una solución fácil para el centro de salud de Camposoto después de que la adjudicataria dejara plantadas las obras tras 9 años de parón antes siquiera de comenzar los trabajos por razones que no han llegado a trascender. 

La Delegación Territorial de Salud ha confirmado que se está tramitando la resolución del contrato al objeto de desbloquear el proyecto y asegurar su continuación, un trámite administrativo por lo general bastante farragoso tras el cual habrá que volver a licitar las obras para la terminación de este equipamiento sanitario, lo que en buena medida supone volver a la casilla de salida.

Eso sí, aclara la Junta de Andalucía, el nuevo procedimiento se tramitaría por la vía de urgencia ya que la Ley de Contratos del Sector Público recoge esta posibilidad en caso de expedientes que respondan a una necesidad inaplazable o cuya adjudicación sea preciso acelerar por razones de interés público.

En todo caso, a los isleños les toca seguir esperando a un proyecto que se remonta dos décadas atrás en el tiempo y que, en el ámbito sanitario, ocupa el primer puesto en la lista de reivindicaciones. Y eso que esta vez -con las obras ya adjudicadas por 2,4 millones de euros- parecía la definitiva. Pero por muy optimistas que sean los cálculos, reanudar las obras a corto plazo es algo queda ahora fuera de la posibilidades.

Fue en el pasado mes de abril cuando la delegada territorial de Salud, Isabel Paredes, reconoció durante una visita que realizó al punto de vacunación habilitado en el pabellón de la barriada Andalucía que las adjudicataria de los trabajos para afrontar la terminación del centro de salud de Camposoto -la firma granadina Grulop 21- había dejado tiradas las obras que deberían haber comenzado a principios de año. Aunque todavía entonces, a tenor de las declaraciones de la responsable autonómica que aseguraba que se estaban estudiando "alternativas", se confiaba en dar con una solución administrativa que permitiera seguir adelante con este proyecto tan esperado por los isleños, que además había propiciado varias protestas y movilizaciones contra la Junta de Andalucía en los últimos años.

Una situación parecida se había conseguido salvar en San Fernando en el caso del Museo Camarón gracias a una cesión de contrato, que permitió reanudar los trabajos en pocos meses. Así que se apuntaba a una fórmula parecida aunque en realidad no llegó a concretarse nada. Lo cierto es que, una vez firmado el contrato, no había otra posibilidad que recurrir a su resolucion aludiendo su incumplimiento por parte de la adjudicataria, como finalmente se ha hecho. Es la única salida para reanudar las obras aunque requiere de tiempo.    

El proyecto para terminar el centro de salud de Camposoto se retomó tras las protestas vecinales, recogida de firmas, críticas políticas, mociones en los plenos, enmiendas a los presupuestos y movilizaciones que nunca fueron lo suficientemente numerosas que se sucedieron a partir de 2017 ante el abandono en el que se encontraba el edificio a medio construir, que tras un incendio provocado por la acumulación de basura pasó a primera plana y a ocupar un lugar prioritario en el debate político.   

Las obras, tras redactarse un nuevo plan funcional y revisarse el proyecto, se licitaron a mediados de 2020 por 2,4 millones de euros y año y medio de obras. Se adjudicaron en septiembre del año pasado y su comienzo estaba previsto para principios de 2021. Pero los trabajos ni siquiera llegaron a iniciarse aunque sí se llevaron a cabo algunos preparativos: la zona se vallló, se colocaron los correspondientes carteles (todavía siguen puestos) y hasta se dispusieron las casetas de la obra (oportunamente retiradas hace unas semanas)... Todo parecía a punto de comenzar -incluso se había firmado el contrato con la adjudicataria- pero los días pasaban y aquello no arrancaba, así que resultaba evidente que había algún problema, como reconoció en abril la delegada territorial. 

La clave ahora es el tiempo que tardará el proyecto en volver a encauzarse para que La Isla pueda contar alguna vez con su cuarto centro de atención primaria. 

   

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios