Inmaculada López | Coordinadora del partido Solo San Fernando “Este nuevo partido es totalmente independiente, esa es su gran ventaja”

  • Una formación "exclusivamente municipal" e integrada por gente corriente, ni de derechas ni de izquierdas. Así es Solo San Fernando, la nueva formación que concurrirá a las municipales

Inmaculada López, concejala no adscrita y una de las impulsoras del nuevo partido político Solo San Fernando. Inmaculada López, concejala no adscrita y una de las impulsoras del nuevo partido político Solo San Fernando.

Inmaculada López, concejala no adscrita y una de las impulsoras del nuevo partido político Solo San Fernando. / Román Ríos (San Fernando)

Lleva casi cuatro años en el Ayuntamiento con la única concejala no adscrita de la Corporación. Es decir, sola 

Eso tiene su parte buena y su parte mala. La buena es que he dicho y votado lo que pensaba, lo me daba la gana y creía que era lo correcto sin tener que estar sujeta a lo que me dijeran desde Sevilla o desde Madrid. A la vista está: fui la única de la oposición que apoyó al gobierno con el préstamo para las inversiones hace unas semanas.

Son inversiones de unos presupuestos que apoyó con su abstención...

Siempre he intentado ser coherente con mi voto. Si apoyas unos presupuestos donde se recogen estas inversiones y que éstas se van a hacer con un préstamo no tiene sentido votar luego, unos meses después, en contra de ese préstamo.Y en este punto la abstención era un voto en contra porque el gobierno está en minoría y se necesitaba una mayoría cualificada. No nos engañemos: lo que pasó es quedan cuatro meses para las elecciones y primaron los intereses partidistas a la hora de votar en contra. Por eso digo que lo  bueno de haber estado sola en estos cuatro años ha sido no tener que estar pendiente de lo que me diga Sevilla o Madrid, aunque también –lo admito– ha sido muy duro.

Fue expulsada del grupo municipal Sí se puede San Fernando cuando el mandato acababa de empezar y luego de Podemos. Eso ha marcado su recorrido en estos años.

Todo eso ha sido un sinsentido porque no me pueden expulsar del partido por una cuestión que ocurrió en el grupo, cuando Podemos no se presentó a las elecciones municipales. Fue una agrupación de electores la que lo hizo y para lo que tuvo que recoger firmas en la calle. Además, ni siquiera se llegó a firmar un compromiso con Podemos, algo que sí hicieron estas agrupaciones de electores en otros municipios. Por eso recurrí la expulsión ante la comisión de garantías del partido, porque estoy convencida de que no he hecho nada para que me expulsen de Podemos. Ahora estoy consultando con varios abogados la posibilidad de judicializar el tema. No es un capítulo cerrado para mí. 

Podemos-Norte, el círculo sectorial de participación y bienestar social... Hay una corriente crítica con Podemos desde entonces que termina en la creación de este nuevo partido. 

No una corriente crítica con Podemos sino con los anticapitalistas, con Ernesto Díaz... Y, aunque hay gente conmigo desde el principio, la creación del partido no viene de ahí exactamente. El círculo sectorial sigue activo y están dispuestos a hacer frente a Ernesto Díaz en las primarias. El partido Solo San Fernando nace porque hay ciudadanos, vecinos, gente normal, que habla y que ha estado en contacto conmigo durante estos años y que comparte las mismas preocupaciones. Ellos son los que han impulsado todo esto. Yo no tenía intención de seguir en política, porque –como le he dicho– ha sido muy duro compaginar un cargo público sin remuneración con la vida familiar y laboral. Pero te ilusionas al encontrarte con gente que comparte contigo las mismas inquietudes, que te ha estado siguiendo estos años, que te comenta problemas por las redes sociales y que te dice que le gustan como hablas, tu cercanía, tu claridad... 

Solo San Fernando, el nombre es ya todo un compromiso

Es un partido exclusivamente local. Y esa es su ventaja principal: que somos absolutamente independientes. No hay intereses que desde arriba nos digan lo que vamos a tener que votar. Es un grupo de vecinos que  ha decidido reunirse mirando única y exclusivamente la ciudad y a los beneficios de San Fernando. Y que sobre todo quiere evitar la típica pregunta... 

¿De izquierdas o de derechas? 

Eso es. Nosotros vamos a mirar exclusivamente por los intereses de San Fernando. Sinceramente, si a un vecino le van a cortar la luz le da exactamente igual que el caballo de Varela esté en la plaza del Rey –aunque yo personalmente piense que no tiene que estar ahí– o que haya dos azulejos que pueden ser machistas en el callejón Cróquer, que es algo que, aunque me tachen de machista, me parece una tontería. A la gente normal eso le da igual y es en eso en lo que queremos estar. Y en el ámbito de la política municipal, tener las calles limpias, auditar Esisa a fondo u obligar a los grupos a que expliquen en qué gastan el dinero de las asignaciones... ¿eso es ser de izquierdas o de derechas?

Entonces, ¿cuál es la receta de Solo San Fernando para los problemas de La Isla? 

Todavía tenemos que hacer el programa electoral y animo a los  ciudadanos a que contacten con nosotros, a que vengan a nuestras reuniones, a que hablen libremente y diga lo que tiene que decir... Nos hemos planteado tres pilares fundamentales: participación, transparencia y cercanía. 

¿Cree que no hay participación y transparencia en La Isla?

En el tema de la participación se han dado pasitos con Cavada, como los presupuestos participativos, pero aún queda mucho por hacer: de hecho, ¿cuántas veces se ha reunido el Consejo de Participación en este mandato? La transparencia, sin embargo, es una asignatura pendiente. No hay información del uso de las asignaciones de los grupos, de los contratos menores... Mire, me he llevado un año entero pidiendo el contrato de agua y alcantarillado... ¡Y todavía no lo tengo! Eso no es normal. 

¿Está a favor de la remunicipalización de servicios? 

Estamos a favor de una gestión pública, claro. Pero siempre que sea posible. Primero hay que ver si legalmente se puede hacer, si es más conveniente para el Ayuntamiento  o no, si es viable...

¿Y está en contra de las asignaciones a los grupos? 

No, no lo estoy. Estoy en contra de que los grupos no estén obligados a dar cuenta del uso que dan a ese dinero, que muchas veces no es el correcto. Y eso es lo que he pedido. Estamos hablando de 350.000 euros al año, un dinero que es para el trabajo institucional de los grupos, para pagar un informe técnico si necesito la opinión de un experto a la hora de hacer una propuesta, de trabajar un tema o de, por ejemplo, analizar los  presupuestos a fondo para negociarlos con el gobierno... 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios