Feria del Carmen y de la Sal 2019 Los más pequeños toman las atracciones por el día del niño

  • Los niños protagonizaron las primeras horas de la Feria del Carmen

  • La zona de atracciones aplica la bajada del volumen por el acuerdo con Autismo 

Un pequeño en una de las atracciones de salto, con la noria al fondo. Un pequeño en una de las atracciones de salto, con la noria al fondo.

Un pequeño en una de las atracciones de salto, con la noria al fondo. / Román Ríos

La Feria del Carmen y de la Sal ha comenzado, de forma extraoficial, alrededor de las ocho de la tarde cuando los padres y los niños de La Isla comenzaron a acercarse a la zona de las atracciones y cacharritos. Es tradición que un día de Feria, los niños protagonicen la jornada, y de nuevo fue las primeras horas de la fiesta.

Como no puede ser de otra manera, los niños de San Fernando se diviertan de la Feria en la zona de las atracciones, donde pueden disfrutar de experiencias, juegos, regalos y novedades. En esta línea, se ha podido apreciar la la ilusión de padres e hijos, que decidieron disfrutar de una jornada juntos. También con abuelos, otros familiares y amigos. Para la ocasión, los feriantes han disminuido el precio de las entradas a las atracciones, haciendo más accesible el acceso a todo el mundo. Los tickets cuestan hasta que termine la primera jornada de Feria en torno a 2 euros y 2,50 euros.

Las atracciones que más público acogieron son las más esperadas por los niños, a saber El tren de los escobazos o El barco pirata. Todas ellas esperaban recibir, un año más, a los pequeños de San Fernando que, sin duda alguna, tuvieron oportunidad de disfrutar junto a sus familiares y amigos.

Entrada la noche, fue el público adolescente el que tomó el relevo de los niños. Aprovecharon la bajada de precios de las atracciones hasta el cierre de la jornada, para disfrutar de todas ellas. Por supuesto, las tómbolas y los puestos de juegos interactivos no cesaron en recibir público joven y adulto hasta bien entrada la madrugada.

Algunos niños hacen cola con sus madres para subirse a una atracción. Algunos niños hacen cola con sus madres para subirse a una atracción.

Algunos niños hacen cola con sus madres para subirse a una atracción. / Román Ríos

Los puestos de comida fueron otro de los atractivos de la Feria durante el día del niño. Los más pequeños disfrutaron de la comida del real mientras discurrían por las calles de las atracciones buscando alguna nueva que probar.

Otra novedad de este año es la disminución del volumen de los altavoces y sirenas de las atracciones. Todo ello para que las personas con síndrome de trastorno del espectro de autismo puedan disfrutar de la Feria sin sobresaltos. Desde el Ayuntamiento de la ciudad se les indicó a las asociaciones que los niños accedieran directamente a la zona de las atracciones mecánicas por la entrada que conduce hasta ellas. Esta iniciativa es pionera en la ciudad y en muchas zonas donde se celebran ferias anuales. Según el Consistorio es un método de inclusión que hará que todos las personas puedan disfrutar de las fiestas.

Los feriantes anhelan que la venida de público de la provincia sea beneficiosa para su negocio. Esperan que, al ser verano, los habitantes disfruten algunos días de sus vacaciones en La Magdalena, al igual que los turistas venidos a toda la bahía de Cádiz y parte de la provincia.