San Fernando

Diez años de la Procesión Magna de San Fernando en una Semana Santa huérfana de cofradías

  • La procesión, que todavía se considera como uno de los actos más multitudinarios celebrado en la ciudad, marcó un antes y un después en La Isla cofrade

La plaza de la Iglesia durante la Procesión Magna. La plaza de la Iglesia durante la Procesión Magna.

La plaza de la Iglesia durante la Procesión Magna. / Rioja y Elías (San Fernando)

Hoy, en este Viernes de Dolores que abre una Semana Santa huérfana de cofradías por la crisis del coronavirus, se cumplen 10 años de una procesión que marcó un punto de inflexión en la historia cofrade de San Fernando: la primera y hasta ahora única Magna de La Isla

Fue el gran acontecimiento cofrade en un año muy especial para la ciudad, el de la conmemoración del Bicentenario de Las Cortes y la cita -en un insólito Sábado Santo- terminó por convertirse en su evento más multitudinario.

En torno a 75.000 personas, según los datos que en aquellos momento difundió el Ayuntamiento, se calcula que arroparon esta procesión extraordinaria que estuvo plagada de momentos inolvidables y que para La Isla cofrade -por el enorme esfuerzo que supuso su organización- se convirtió en toda una proeza. La procesión única tuvo además la virtud de sacar lo mejor de los cofrades y ponerlo de manifiesto. 

La Magna de La Isla supuso además para las hermandades de San Fernando un escaparate inigualable para dar a conocer cómo había evolucionado -para bien, claro está- la Semana Santa en las dos últimas décadas. 

Hoy, diez años después, todavía se sigue recordando y sigue siendo considerada como un punto de inflexión, como una tarde que marcó un antes y un después en la Semana Santa. 

Crónica del día de la Magna. Crónica del día de la Magna.

Crónica del día de la Magna. / D.C. (San Fernando)

"Memorable, espectacular, irrepetible, única y multitudinaria. La Isla vivió ayer una tarde extraordinaria de la mano de sus hermandades de penitencia y de los veintiún pasos que conformaron la Procesión Magna que, literalmente, se adueñaron del centro de la ciudad con el beneplácito de un público expectante y más que numeroso", así comenzaba la crónica de aquella tarde irrepetible que hoy se añora más que nunca.  

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios