San Fernando

Defensa revalida límites y condiciones para la población militar de San Carlos

  • Su reciente catalogación como Zona de Interés para la Defensa Nacional no supondrá grandes novedades para las más de 200 hectáreas que comprenden estos suelos de La Isla

Vista aérea de la población naval de San Carlos. Vista aérea de la población naval de San Carlos.

Vista aérea de la población naval de San Carlos. / román ríos

Comentarios 1

El desconcierto y la incertidumbre que a finales de abril desencadenó la declaración de la población militar de San Carlos como Zona de Interés para la Defensa Nacional por parte del Consejo de Ministros -y que suscitó duras críticas de Podemos y dudas entre Ciudadanos- se disipó finalmente ayer al publicarse el Real Decreto correspondiente en el Boletín Oficial del Estado (BOE), donde se especifica y concreta en qué afectará dicha catalogación.

Tal y como se creía desde el Ayuntamiento, la denominación no supondrá grandes novedades para estos suelos -algo más de 208 hectáreas- que históricamente han estado afectos a la defensa nacional, de ahí la extrañeza que suscitó la declaración del Consejo de Ministros. Tampoco acarreará cambios especialmente significativos en lo que se refiere a la relación con el municipio que tiene este espacio en el que se reparten distintas unidades de la Armada y parte de su patrimonio histórico más destacado.

La declaración del Consejo de Ministros en abril desató cierto desconcierto

Eso sí, la declaración refrenda esa protección de los suelos y esos límites sobradamente conocidos en La Isla que nunca, hasta ahora, se habían cuestionado. Ni siquiera cuando desapareció el servicio militar obligatorio y las amplias instalaciones del Cuartel de Instrucción de Marina (hoy sede de la Comandancia General de Infantería de Marina) dejaron de tener sentido. Antes bien, en lo que a esta zona militar se refiere, se ha instado siempre a Defensa a potenciar su uso y se ha aplaudido la llegada de nuevas unidades, cuando se ha dado el caso.

La catalogación de Zona de Interés para la Defensa concreta las coordenadas específicas que delimitan la población de San Carlos, incluyendo también el espacio marítimo próximo y el espacio aéreo, que queda también sujeto a ciertas restricciones. En la zona -dice el Real Decrecto- "se consideran prioritarios los intereses de la defensa nacional".

Y eso supone ciertas limitaciones, que no son precisamente nuevas. Así, detalla, "cualquier regulación, ordenación o actuación administrativa que pueda incidir en la utilización militar de la población militar de San Carlos" requerirá expresamente de la autorización del Ministerio de Defensa, que tendrá que determinar previamente la "compatibilidad" con los fines prioritarios de estos suelos, esto es, la defensa nacional.

Del mismo modo, señala el Real Decreto, se requerirá la autorización previa de Defensa para "la transmisión de la propiedad, así como la constitución, transmisión y modificación de cualquier derecho real sobre la misma, con independencia de la nacionalidad o naturaleza de los otorgantes".

Y lo mismo ocurre en el caso de "cualquier obra de edificación o construcción, promovida por entidades públicas o privadas, así como con la cesión por cualquier título de los aprovechamientos agrícolas, pecuarios o cinegéticos de los territorios afectados", que siempre requerirán de la previa autorización de Defensa dentro del ámbito que se concreta en el decreto.

Hay que recordar que la declaración de estos suelos como Zona de Interés para la Defensa Nacional por parte del Consejo de Ministros trascendió con la denuncia que realizó Podemos, que advirtió de la "remilitarización" de estos suelos y aseguró que "se eliminaba cualquier posible reivindicación presente y futura" de la ciudad para con estos terrenos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios