San Fernando Cofrade

Columna luce 'extraordinaria' su 125 aniversario

  • Nuestro Padre Jesús Atado y Flagelado en la Columna recorre el centro de la ciudad en salida extraordinaria por el 125 aniversario de la hermandad

Comentarios 3

Las puertas de la Iglesia Mayor se abrieron a las seis en punto para que unos minutos más tarde saliera en procesión extraordinaria el misterio de Nuestro Padre Jesús Atado y Flagelado en la Columna. Justo al comenzar a sobrepasar los portones, la banda de cornetas y tambores Nuestra Señora de la Victoria, Las Cigarreras, de Sevilla, inició su acompañamiento musical para una tarde especial con la que el mundo cofrade y la ciudad celebraba el 125 aniversario de la hermandad de Columna.

Los aplausos ya habían llegado desde el interior del templo a las numerosas personas que aguardaban la aparición del titular de la cofradía. Ese fue el recibimiento que le dieron cuando el paso inició en la primera parte de su recorrido un itinerario que ya realizó en su primera salida procesional en 1894 cuando llegó hasta la Iglesia de San Francisco. La segunda parte se centraba en las calles del barrio de la Iglesia.

Columna a su paso por la Plaza del Rey. Columna a su paso por la Plaza del Rey.

Columna a su paso por la Plaza del Rey. / Román Ríos

La Plaza de la Iglesia estaba a reventar a la espera de que Jesús Atado y Flagelado en la Columna hiciera acto de presencia. La estampa de cámaras de foto y de vídeos y de móvil para captar el momento de la salida, como suele ser habitual en estas citas cofrades se repetía, incluso con retransmisiones en directo a través de Facebook. Algunos clientes del hotel Salymar también mostraron interés, guiados por la curiosidad, en observar desde los balcones de sus habitaciones cómo avanzaba el cortejo, que tras la cruz de guía formaba un grupo de pequeños, de la mano.

Desde las alturas fueron testigos del momento en que el titular de Columna cruzaba las puertas de la Iglesia Mayor y sonaban las primera notas de la banda de Las Cigarreras de Sevilla, algo extraordinario –como la salida–, en este caso por la notoriedad del grupo. Fue un momento para detenerse, para que la cuadrilla de hermanos guiados por los capataces Francisco Javier Barrera Gómez y Jesús Sánchez Cepillo se lucieran en los primeros metros del recorrido: meciendo, adelante y atrás, muy suave. Como todo su camino por el centro de La Isla.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios