San Fernando

Arrancan las obras para mejorar el acceso de la calle Batalla del Ebro

  • La actuación incluye la demolición de un tramo del muro de El Castillito y su retranqueo

Máquinas y operarios, ayer, trabajando en la zona de la calle Batalla del Ebro. Máquinas y operarios, ayer, trabajando en la zona de la calle Batalla del Ebro.

Máquinas y operarios, ayer, trabajando en la zona de la calle Batalla del Ebro. / ayuntamiento san fernando

El Ayuntamiento acaba de iniciar las obras de remodelación de la calle Batalla del Ebro -en la barriada de La Casería- con el objetivo de ofrecer mayor seguridad a la circulación de vehículos y al tránsito de personas. Con esta actuación, de hecho, se espera disminuir el riesgo de accidentes por la deficiente visibilidad que existe en un tramo de esta vía.

En la actualidad, la calle Batalla del Ebro es una calle de doble sentido de circulación por lo que dos vehículos que se crucen -recuerda el Ayuntamiento- tienen un alto riesgo de colisionar debido a que no existe suficiente visibilidad para el tráfico por el obstáculo que supone un tramo del muro cerramiento del club militar El Castillito.

Las obras que arrancaron ayer -explica la concejala de Desarrollo Urbano, Claudia Márquez- consistirán, por una parte, en la renovación del acerado existente en la mencionada calle al encontrarse "muy deteriorado" y presentar irregularidades y socavones que perjudican a las personas que la recorren diariamente.

Además, se adaptará a la normativa actual vigente de accesibilidad el acerado que discurre por el lado del muro del club El Castillito, entre las calles Magallanes y Juan de la Cosa, con un ancho de acera que permitirá un uso más cómodo y adecuado libre de obstáculos. También se va a ejecutar un nuevo paso de peatones accesible que mejorará la comunicación con el citado club.

Por otra parte, se va a mejorar la visibilidad del tráfico de la calle, mediante la demolición y un importante retranqueo del tramo de muro de cerramiento perteneciente a las dependencias de El Castillito que discurre por la curva.

Estas obras, con las que se atiende además una antigua demanda vecinal, lograrán también una mejora en la recogida de aguas pluviales y en el alumbrado, al soterrarse los cables de alumbrado que en la actualidad se trazan aéreos sobre postes de madera, adaptando igualmente este servicio a la normativa actual vigente.

A todo ello se suma que esta actuación se lleva a cabo en el entorno directo del hospital de San Carlos, con lo que se mejorarán notablemente las comunicaciones con el centro sanitario. "La actuación adquirirá mayor relevancia si cabe porque permitirá dotar de un mejor acceso a uno de los motores económicos de esta ciudad, el hospital de San Carlos. Además, desde el Ayuntamiento vamos a seguir trabajando para mejorar estos accesos con otras acciones en la zona", subraya Márquez.

Cabe recordar que para llevar a cabo el retranqueo del muro el Ayuntamiento volvió a solicitar la pertinente autorización al Ministerio de Defensa, puesto que el anterior equipo de gobierno había consensuado con Defensa una actuación de menor envergadura que, a juicio de los técnicos municipales, no era suficiente para garantizar una buena visibilidad. Defensa -insiste el equipo de gobierno- mostró su disposición a colaborar con el Consistorio isleño aceptando un retranqueo del muro más amplio que el solicitado en primera instancia.

Así, la actuación contemplará finalmente la demolición de un tramo de 18 metros de muro cerramiento que discurre por la curva de la calle y un retranqueo de 4,80 metros en su vértice extremo y posterior reposición con cerramiento de bloques.

Asimismo, se ejecutará una ampliación del acerado paralelo al que discurre por el muro desde la calle Juan de la Cosa hasta la calle Magallanes -que irá de 1,80 metros hasta los 2,20 metros- y se renovará el acerado existente en el otro margen, ya que se encuentra muy deteriorado en el mismo tramo. También se va a reponer todo el acerado que discurre junto al solar existente, que no es accesible para personas con problemas de movilidad, además de encontrarse totalmente destruido.

El proyecto contempla igualmente una canalización para el alumbrado, baja tensión y comunicaciones para soterrar los cables aéreos para adaptarlos a la normativa actual; así como la instalación de una ampliación para la recogida de aguas pluviales mediante una red de sumideros y pozos que aumentarán la capacidad de absorción y evitarán las acumulaciones de agua que se producen en el punto más bajo y que, a día de hoy, siguen siendo uno de los puntos más conflictivos cada vez que llueve.

Finalmente, el proyecto contempla el refuerzo del firme en toda la calle y la instalación de la nueva señalización vertical y horizontal.

Las obras, adjudicadas a la empresa Rhodas Albañilería en General SL por un importe de 76.817,68 euros, se ejecutarán con cargo al Plan Invierte de la Diputación provincial de Cádiz y cuentan con un plazo de ejecución de dos meses.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios