Puerto Real

El parque para la suelta de perros no gusta a los vecinos

  • Los residentes de Ciudad Jardín creen que la zona, próxima a las viviendas, no es la más adecuada

Vecinos de Ciudad Jardín muestran la cercanía del nuevo parque a sus viviendas.

Vecinos de Ciudad Jardín muestran la cercanía del nuevo parque a sus viviendas. / C.P.

El parque de suelta de perros que se está creando en la barriada de Ciudad Jardín, con un presupuesto de casi 10.000 euros con cargo al Plan Invierte de la Diputación de Cádiz, no ha gustado a muchos vecinos del barrio. Los más críticos han sido los que tienen sus viviendas a escasos metros del nuevo parque.

"Creemos que hay muchas zonas en Puerto Real, incluso en los alrededores de esta barriada, en las que se podría haber creado esto sin necesidad de causar una molestia a los vecinos", expresaba ayer Pilar Durán, con el respaldo de un grupo de residentes y de la asociación vecinal Puerto Balbo.

Temen que el nuevo parque para la suelta de perros, que tiene una superficie aproximada de 1.500 metros cuadrados, se convierta en un lugar lleno de suciedad, malos olores e incluso en foco de pulgas y garrapatas que generen un problema de insalubridad.

Pilar no es la única molesta. Josefa Díaz, también vecina del bloque mas cercano al parque, se sumó ayer a las protestas argumentando que "no estamos en contra del parque, nosotros también queremos y respetamos a los animales, pero desde luego ésta no es la zona porque sabemos que al final esto será un pipicán".

Los vecinos, pese a que insistieron en que el problema es la ubicación, no ocultaron su idea de que "hay otras cosas más necesarias que esto". Hacen referencia a los dos parques infantiles que están muy cerca y a la pequeña pista deportiva que linda con el parque para perros, equipamientos que "están totalmente abandonados".

Sobre la instalación del parque, la responsable de Medio Ambiente, María Merello, explicó ayer que su puesta en marcha es una demanda vecinal a la que el Ayuntamiento ha atendido, e hizo hincapié en que no se trata de los conocidos como 'pipicán', sino que en el interior del parque, como en cualquier otra zona de la localidad, los propietarios de las mascotas están obligados a recoger los excrementos de los animales, por lo que hace un llamamiento al civismo su correcto uso.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios