PUERTO REAL

Tosantos resucita tras el susto mortal de Halloween

  • El Mercado de Abastos recupera su fiesta y más señera con una excelente respuesta

  • Halloween también se mantuvo con un programa paralelo

El Mercado de Abastos ha vuelto a ser lo que fue, al menos en los que se refiere a la celebración de la tradicional fiesta de Tosantos. Aunque es cierto que había mucha expectación por asistir a la resurrección de esta fiesta, las previsiones se desbordaron y en la Plaza no se cabía. Tanto es así, que casi muere de nuevo, en esta vez de éxito, por exceso de público. Pero las ganas de pasarlo bien fueron mayores y, con paciencia, se pudo disfrutar de los 22 puestos que los detallistas del Mercado habían decorado. Hubo colas tanto para ver los montajes como para degustar las castañas asadas o los “Bocaditos de Tosantos” con los que se agasajaron al público asistente.

Francvis Mel (La Trufa) junto a su creación para la fiesta: Bocadito de Tosantos Francvis Mel (La Trufa) junto a su creación para la fiesta: Bocadito de Tosantos

Francvis Mel (La Trufa) junto a su creación para la fiesta: Bocadito de Tosantos / C.P. (Puerto Real)

“La Plaza está como hace 20 años. ¡Qué alegría!”. Este comentario de una de las mujeres que acudían a la fiesta fue el más repetido. Por eso, las felicitaciones a la alcaldesa, Elena Amaya, y a los responsables de Comercio y Fiestas, Pedro Olmedo y Alfredo Fernández, que estuvieron junto a otros ediles en el Mercado, no fueron pocas. El equipo de Gobierno también celebró el resultado y se contagió de la alegría de la fiesta. Tanto es así, que en medio de una actuación de la Escuela de Baile Puntacón, la alcaldesa se animó a bailar unas sevillanas, con la directora Tere Andreu.

La alcaldesa, Elena Amaya, baila unas sevillanas junto a la bailaora Tere Andreu La alcaldesa, Elena Amaya, baila unas sevillanas junto a la bailaora Tere Andreu

La alcaldesa, Elena Amaya, baila unas sevillanas junto a la bailaora Tere Andreu / C.P. (Puerto Real)

Entre los puestos de frutas, pescado o carne, se creó un espacio cultural para exponer la obra del fotógrafo Salvador Puente, centrada en los protagonistas del Mercado: los detallistas. Y para amenizar la celebración, además de la escuela Puntacón, estuvo la de la Peña Flamenca Canalejas de Puerto Real. Casi por arte de magia aparecían por las calles del mercado personajes como el mismísimo Torcuato Benjumeda, arquitecto que diseñó el Mercado de Puerto Real, a principios del siglo XIX, para recordar que el de la Villa es el Mercado mas antiguo de Andalucía, que mantiene su uso. Junto a él, los piñoneros o 'sacaores' y una escritora que explicaba la historia de la fiesta. No faltaron detalles de la compañía 'De ida y vuelta', y el público lo agradeció.

Actores de la compañía De ida y vuelta Actores de la compañía De ida y vuelta

Actores de la compañía De ida y vuelta / C.P. (Puerto Real)

Todo eso fue a partir de las seis de la tarde, pero la fiesta del Mercado comenzó temprano. Al mediodía ya estaban funcionando los fogones de la empresa ‘Como en casa’, que ofreció una degustación de guisos, con la ayuda de una asociación gastronómica que, como los guisos, también empieza a cocinarse en la ciudad. Llamó la atención la “olla ferroviaria’ que realizó Juan Antonio Mena, divulgador gastronómico a través del blog Tubal, con la ayuda de Antonia Moreno, también bloguera y estudiosa de la cocina de Puerto Real.

La fiesta quedó este jueves inmortalizada gracias la maratón fotográfico del Club Fotográfico 76 Juan Rivera, que seleccionará imágenes para una exposición que se podrá ver en la fiesta de Tosantos 2020. Eso hace ver que las delegaciones de Comercio y Fiestas, que se han unido para esta fiesta, tienen el firme compromiso de seguir apostado por ella.

Uno de los participantes en el maratón fotográfico Uno de los participantes en el maratón fotográfico

Uno de los participantes en el maratón fotográfico / C.P. (Puerto Real)

Y todo esto en una perfecta convivencia con la celebración de Halloween, que en los últimos años había obtenido todo el protagonismo en esta fecha. Por ello no fue raro encontrarse a vampiros, fantasmas o brujas, entre los puestos decorados o en los talleres infantiles que se celebraron gracias a la participación de la Asociación de Comerciantes de Puerto Real. Ellos, los empresarios, también han apostado por el regreso de la fiesta más autóctona. Si el año pasado organizaban un pasacalles o un baile de disfraces del terror, ahora han aprovechado el regreso de los Tosantos para unirse a la verdadera fiesta del comercio local.

El viernes continuará la programación del Ayuntamiento con la llamada ‘Noche en el Museo’ en el Centro de Interpretación de la Cultura. Se ofrecerán dos pases (a las 19:30 y a las 20:10 horas) de la teatralización de los mitos y leyendas de Puerto Real, de la mano de la compañía “De ida y vuelta”. Por otro lado, entre las 22:00 y las 3:00 horas, la ciudad será “invadida por los muertos vivientes”, en la Gymkhana Zombi.

Ademáss,  el 1 de noviembre es “sagrado” para las cientos de personas que cada año disfrutan del concurso de paellas que desde hace 34 años organiza la Peña Hay Moros en la Costa, en el Recinto Ferial.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios