Sanlúcar Denuncian nuevos vertidos de aguas residuales en las playas

  • Ecologistas en Acción critica que el Ayuntamiento “no cumple la obligación legal de eliminarlos” y la Junta “sigue tolerándolos”.

Los vertidos que denuncian los ecologistas se están produciendo en los arroyos del Salto del Grillo y de San Juan. Los vertidos que denuncian los ecologistas se están produciendo en los arroyos del Salto del Grillo y de San Juan.

Los vertidos que denuncian los ecologistas se están produciendo en los arroyos del Salto del Grillo y de San Juan.

Comentarios 1

Ecologistas en Acción ha denunciado públicamente que “vuelven a producirse vertidos de aguas residuales a la playa urbana de Sanlúcar a través de los arroyos de San Juan y del Salto del Grillo”.

Según la ONG, “no hace falta analizar el agua, porque el color y el desagradable olor demuestran que son aguas fecales procedentes del alcantarillado”. “No son aliviaderos por donde salen las aguas pluviales cuando llueve intensamente, sino arroyos naturales que recorren la ciudad y desembocan en el mar”, ha explicado recordando que el de San Juan llega a la playa de La Calzada a la altura de La Calzada de la Infanta y el del Salto del Grillo, al tramo litoral de Bonanza por el Callejón de Guía. Critica que “lo que deberían ser arroyos de aguas limpias son en realidad cloacas infectas debido a las conexiones con el alcantarillado”.

El colectivo ecologista lamenta que “esta situación viene de hace mucho tiempo”. “Desde 1996 está prohibido en España el vertido de aguas residuales urbanas sin depurar. En marzo de 2010, la Junta de Andalucía dio al Ayuntamiento de Sanlúcar un plazo de dos años para la eliminación de las conexiones de la red de saneamiento a los arroyos de San Juan y del Salto del Grillo. Sin embargo, en los nueve años transcurridos desde entonces el Consistorio no ha cumplido con esa obligación. Hasta 2017 los dos arroyos vertieron aguas fecales de manera continua durante 8 ó 9 meses al año”, asegura.

Ecologistas en Acción precisa que “en los últimos dos años la situación ha mejorado un poco: las aguas fecales de los dos arroyos son enviadas de forma habitual a la red de alcantarillado, aunque cuando llueve se vuelven a verter a la playa”. “Sin embargo, no se ha resuelto, pues no se ha cumplido la orden de la Junta de limpiar o sanear los dos arroyos y los vertidos intermitentes siguen produciéndose”, afirma en un comunicado en el que censura la “sorprendente tolerancia” de la Administración autonómica.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios