Sector naval

Así será la nueva Navantia

  • El plan estratégico firmado en Madrid contempla carga de trabajo para La Isla y Puerto Real

  • El dique puertorrealeño también ve cerca la construcción de una plataforma de gas para Noruega y partes del crucero para Francia

  • Hasta 2022 entrarán 1.658 personas entre indefinidos y temporales en todos los centros

Imagen de la última reunión donde se aprobó el borrador del plan estratégico Imagen de la última reunión donde se aprobó el borrador del plan estratégico

Imagen de la última reunión donde se aprobó el borrador del plan estratégico / D. C.

Comentarios 4

San Fernando tendrá las cinco corbetas para Arabia y Puerto Real contará con suficiente carga de trabajo como para amortiguar el final de la construcción de los petroleros. Así se desprende del borrador del documento aprobado en Madrid entre Sepi, Navantia y sindicatos acerca del plan estratégico que prepara la empresa pública para los años 2018-2022.

Así, si bien este documento plasma como primera prioridad que Navantia atenderá las necesidades de la Armada española y, por tanto, del Ministerio de Defensa, explica que el plan estratégico prevé la contratación de programas de Defensa como la construcción de cinco fragatas F-110 (aunque no lo indica, se harán en Ferrol), la construcción de un Buque de Acción Marítima de Investigación Subacuática (BAM-IS) y la construcción de dos buques logísticos para el Ejértico de Tierra (TLET). Estos tres últimos tendrían como destino Puerto Real, aunque en el documento tampoco se especifica. Además, contempla la realización de la gran carena para el submarino S-73 y la continuidad del programa del submarino S-80 (ambos para Cartagena).

La plantilla de Navantia Puerto Real, en una imagen de archivo La plantilla de Navantia Puerto Real, en una imagen de archivo

La plantilla de Navantia Puerto Real, en una imagen de archivo / Julio González

Pero hay más carga de trabajo que no figura en este plan estratégico. Es el caso de una plataforma de gas que fabricaría Puerto Real para Noruega. En principio, se había aceptado la oferta de acero presentada por Navantia (ya que se trataba tan sólo de mano de obra de calderería y soldadura). Sin embargo, ayer mismo la factoría de Puerto Real supo que los noruegos quieren también que se le instale el armamento, es decir, todo aquel material que hará funcionar la plataforma (tuberías, elementos eléctricos, etc). Ahora Navantia tendrá que presentar su oferta completa. En caso de que Noruega la acepte, los trabajos comenzarían en septiembre aunque, según fuentes sindicales, las partes están intentando incluso adelantar estos trabajos. De lograrse, daría faena a unos 500 empleados de industria auxiliar y habría trabajo para casi dos años.

Y, además, está la fabricación de varias partes para el crucero que necesita el astillero francés Chantier de l'Atlantique, que se haría también en el dique puertorrealeño, y supondría no sólo paliar la subactividad prevista para 2019 sino, lo más importante, la entrada por primera vez de Navantia en el sector de construcción de cruceros. Hoy mismo, una delegación del astillero de Puerto Real partió rumbo a la sede del astillero galo y podría adoptarse la decisión definitiva antes de fin de año.

Asimismo, el plan “aspira a contratar buques anfibios LPD para India con el modelo de transferencia de tecnología incluido”. Asimismo, espera contratar “patrulleros para Marruecos, buques logísticos para Reino Unido y otras oportunidades de exportación”.

Tampoco se olvida el plan de los nuevos modelos de negocio que presenten mayor valor añadido e ingresos estables en el tiempo. Ahí incluye las reparaciones, apoyo al ciclo de vida y transferencia de tecnología como los objetivos principales. Aquí cabe destacar la continuidad y posible ampliación del contrato de mantenimiento en Rota de los buques DDG51 de la US Navy (escudo antimisiles).

Instalaciones de Navantia en la Base de Rota Instalaciones de Navantia en la Base de Rota

Instalaciones de Navantia en la Base de Rota / Fito Carreto

Navantia complementará sus líneas principales de construcción militar con la actividad civil, principalmente en el sector de eólica-offshore y en oportunidades viables de construcción de buques civiles.

En todo el documento aprobado en Madrid no se especifica la asignación de carga de trabajo ni tampoco la salida o entrada de mano de obra por centros. De hecho, aclara que la distribución por áreas geográficas “será con los criterios de especialización flexible y consolidación de la cohesión social de las comarcas en las que opera”.

Lo que sí asegura es que la inversión media anual estimada durante los años del plan alcanzará unos 95 millones de euros.

El otro gran asunto es la puesta en marcha de un plan de rejuvenecimiento de plantilla, aprobado por las partes, “cuyas medidas deberán garantizar la adecuación de la plantilla a los nuevos requerimientos del mercado, gestionando el conocimiento y las capacidades requeridas”.

De entrada, asegura que las medidas laborales comenzarán por las salidas anticipadas. “Ese plan se instrumentará a través de un procedimiento de despido colectivo, negociado y pactado con los representantes sindicales en dos fases”, explica.

La primera será a través de un “procedimiento de despido colectivo 2019-2020”. La segunda, desde el 1 de julio de 2020, donde la comisión de seguimiento que se ha creado “analizará la situación tanto de la compañía como de las distintas alternativas legislativas que existan en el momento, tomando la decisión de continuar con un procedimiento de despido colectivo 2021-2022 o la utilización de alguna otra alternativa”.

Este plan de salidas anticipadas será de aplicación a todos los centros de Navantia y afectará, de forma obligatoria, “a aquellos trabajadores en activo que cumplan o hayan cumplido 61 años a partir del 1 de enero de 2019 y hasta el 31 de diciembre de 2022, y que tengan una antigüedad mínima en la empresa de cinco años en dicha fecha, no pudiendo acceder al mismo aquellos trabajadores que tuvieran acceso a la jubilación ordinaria”.

Durante el periodo de prejubilación hasta alcanzar la edad de jubilación ordinaria “se garantiza en términos de bruto del 76% del salario regulador, que estará compuesto por los conceptos recogidos en el último ERE de prejubilación, revalorizándose anualmente con los incrementos fijados por las distintas leyes anuales de PGE”.

Vinculado a lo anterior aparece el nuevo plan de empleo acordado en Madrid y que estará dirigido a la incorporación de nuevos profesionales en la compañía. Así, Navantia, la Sepi y los sindicatos consideran que ese plan de empleo “debe permitir el rejuvenecimiento, la transmisión del conocimiento y la adecuación de la plantilla a los nuevos perfiles requeridos, así como una adaptación a las condiciones del mercado de los nuevos ingresos”.

Este plan de empleo se hará sobre una previsión anual, contabilizando tanto indefinidos como temporales. De esta manera, y sin especificar por centros de trabajo, el plan es que en 2019 entren en la empresa 563 personas; en 2020 lo harán 546; para 2021, la cifra será de 390; y en 2022, de 159. En total, 1.658, de los que 1.243 serán indefinidos (en función de la norma del 75%).

La distribución geográfica y de perfiles, así como la definición de los tipos de contrato será analizada en la comisión central de empleo que también se creará a estos efectos.

La previsión de empleo reflejada en este plan "se podrá ver incrementada siempre que la cuenta de resultados de la compañía muestre beneficios, se cumpla con la planificación de programas reflejada en el plan estratégico y se obtengan las preceptivas autorizadas".

Etiquetas

,

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios