Ubrique La Fundación López Mariscal pisa fuerte en su proyección de futuro

  • José Luis López Fernández muestra su compromiso en la inauguración de la nueva sede ubriqueña

“Está demostrado que los pueblos más felices no son los más ricos, sino los más generosos”. Con estas palabras agradeció la periodista Isabel Gemio la labor que realiza la Fundación López Mariscal en Ubrique, organización que ha estrenado nueva sede en este municipio para canalizar todos los proyectos solidarios que tiene en marcha. Isabel Gemio amadrinó el pasado viernes las nuevas instalaciones de esta fundación ubicada en la calle García Lorca y cuyo presidente es José Luis López Fernández, quien lleva 17 años avalando el patrocinio y el mecenazgo en Ubrique. La Fundación López Mariscal está inmersa, en la actualidad, en la promoción de becas en Reino Unido para alumnos de toda la Sierra, y en ayudar a familias con menos recursos facilitando clases particulares gratis a 105 niños de la localidad. Además, colabora con la prestación de ayudas sociales y el fomento del emprendimiento en la formación de nuevos artesanos de la piel. La entidad sin ánimo de lucro cuenta, también, con una vertiente cultural y con una sala de exposiciones para dar a conocer nuevos talentos.

“Te felicito José Luis (López Fernández) porque hayas puesto en marcha esta fundación y tantos proyectos que dan dignidad a las personas. Eso les hace mejores”, suscribió la periodista, que tiene una fundación que lucha por la investigación de las distrofias musculares y las enfermedades raras. Al acto de inauguración de la nueva sede, acudieron además de la familia López Mariscal, como patronos de la fundación, caras conocidas como la de Bertín Osborne, que tiene junto a su esposa Fabiola Martínez, una fundación para familias con hijos con parálisis cerebral o el cantante Pitingo, además de numerosos vecinos y colectivos. En representación del Ayuntamiento acudió la delegada municipal de Política Sociales, Isabel María Bazán, quien agradeció la colaboración de esta fundación. “Cree en lo que hace y además, lo demuestra”, dijo.

Cerró el acto el mismo José Luis López Fernández, quien expresó el propósito de que sus hijos María y José Luis continúen con su labor de mecenazgo para contribuir a devolver a la sociedad parte del éxito empresarial de la familia. “En todos estos años he aprendido que a las personas hay que escucharlas. Es una satisfacción personal poder ayudar para quitarle de encima un problema a una persona. Es lo máximo. Ese es el objetivo de la fundación, que no es otro que seguir ayudando”, añadió.

Además, la Fundación organizó el sábado un almuerzo con medio millar de asistentes de distintos colectivos y asociaciones. Participaron, también, numerosos cantantes, humoristas, y rostros muy conocidos.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios