Provincia

Jueces y fiscales se rebelan contra las carencias de la Justicia

  • La huelga convocada a nivel nacional ha tenido una gran repercusión en la provincia gaditana, que paró su actividad judicial casi al 100%

Concentración reciente de jueces y fiscales a la puertas del Palacio de Justicia gaditano. Concentración reciente de jueces y fiscales a la puertas del Palacio de Justicia gaditano.

Concentración reciente de jueces y fiscales a la puertas del Palacio de Justicia gaditano. / Julio González

Comentarios 4

Ni juicios, ni apelaciones, ni vistas preliminares. La Audiencia Provincial de Cádiz presentaba ayer por la mañana un aspecto especialmente desolador. Y es que la mayoría de los magistrados que componen los tribunales de la secciones Primera, Tercera y Cuarta (de la jurisdicción Penal) y Segunda y Quinta (de lo Civil) se sumaron a la convocatoria de huelga nacional de jueces y fiscales para reivindicar mejoras laborales así como una verdadera independencia judicial.

En el edificio Los Balbos de la capital gaditana, donde se ubican los juzgados de Primera Instancia e Instrucción de Cádiz, tampoco se celebró ningún juicio. Sólo estaba funcionado el Juzgado de Guardia como servicio mínimo.

En los juzgados de lo Penal, sin embargo, el seguimiento de esta jornada de paro ha tenido mucha menos repercusión. De los cinco órganos penales que operan en los bajos del estadio Carranza, sólo el número 4 secundó la huelga.

Así, según los datos facilitados por el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía, en Cádiz han sido 93 los jueces que se unieron a la convocatoria de huelga, de los que 19 pertenecen a la Audiencia Provincial y los 74 restantes, a órganos unipersonales.

Por su parte, la Fiscalía Provincial se sumó parcialmente a esta reivindicación: al menos un 50% de la planta de fiscales de Cádiz sí apoyó esta acción de protesta. En el Jerez, el seguimiento fue bastante superior, de un 90%; y en Algeciras se alcanzó el 100%.

Es la primera vez que las cuatro asociaciones mayoritarias de jueces y magistrados y las tres de fiscales se han puesto de acuerdo para emprender esta huelga, a la que han precedido paros parciales de una hora los pasados días 19 y 26 de abril y 3 y 10 de mayo.

Jerez

La práctica totalidad de los jueces y fiscales que ejercen en el partido judicial de Jerez pararon ayer. Lo hicieron en demanda de medios técnicos y humanos y porque consideran su derecho decidir qué miembros de la carrera profesional los representan en el Consejo General del Poder Judicial. Ahora lo hacen los políticos en lo que se puede considerar una anormalidad clara del sistema.

El seguimiento a la huelga fue masivo. La totalidad de los jueces secundaron la huelga mientras que de los 21 miembros de la carrera fiscal radicados en Jerez, 19 cesaron su actividad.

A modo de resumen se puede destacar que a lo largo del día de ayer se dejaron de celebrar entre 50 y 60 juicios en los diferentes órganos judiciales de Jerez.

El impacto sobre la vida ciudadana fue amplio, ya que numerosas acciones jurisdiccionales que debían llevarse a cabo se quedaron en su mínima expresión. Obviamente, hubo unos servicios mínimos que jueces y fiscales cumplieron con exactitud milimétrica.

La juez decana de los Juzgados de Jerez, Reyes Vila, destacaba ayer el gran seguimiento de la huelga, así como el hecho de que "siete asociaciones, cuatro de jueces y tres de fiscales, se hayan unido en la misma para dar el paso".

Campo de Gibraltar

Los jueces y fiscales de la comarca campogibraltereña se sumaron, cómo no, a la huelga para reivindicar, al igual que el resto de sus compañeros, la despolitización de los órganos judiciales, más medios y personal, menos carga de trabajo y la recuperación de los derechos laborales perdidos durante la crisis.

Para los operadores jurídicos del Campo de Gibraltar, la situación actual de la Justicia puede resumirse con dos palabras: dejación y abandono. "La Justicia no interesa", resumía ayer el juez decano de Algeciras, Alberto Ruiz. Tanto es así, explicaban los huelguistas, que la Administración pública no ha fijado siquiera unos servicios mínimos para la huelga, sino que han sido los propios convocantes los que los han establecido. Ayer, previa disculpa por las molestias causadas a quienes se habían visto afectados por las suspensiones de los juicios, el juez decano explicaba que el seguimiento de la huelga había sido del 100% en los órganos unipersonales (sí trabajaron los cuatro magistrados de la sección algecireña de la Audiencia Provincial) y del 100% entre los fiscales. Sólo acudieron a sus puestos los autodesignados servicios mínimos. En el camino se quedaron unos 40 juicios suspendidos.

Con ese importante seguimiento, los profesionales reclaman un cambio radical en la actual Administración de Justicia. Así, el fiscal jefe de Algeciras, Juan Cisneros, señaló que se necesitan cuatro fiscales más en el Campo de Gibraltar para cubrir la tramitación de los diferentes procedimientos judiciales. También subrayó que la Fiscalía adolece, sobre todo, de falta de funcionarios.

En la comarca del Campo de Gibraltar (también en muchas otras localidades de la provincia gaditana), el problema se extiende a la falta de unas instalaciones judiciales adecuadas. Las dependencias están dispersas y en mal estado, una situación que llega a ser sangrante en el Palacio de Marzales, que carece de las medidas de seguridad más básicas.

Y en medio de esa precariedad de medios e infraestructuras, se ha emprendido un proceso de digitalización que hace aguas, a juzgar por las primeras experiencias sufridas por los distintos operadores jurídicos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios