Con la venia

Fernando Santiago

fdosantiago@prensacadiz.org

Procesionaria

El alcalde y los concejales han convertido en un espectáculo al visitar cada hermandad antes de su salida

No sé en qué momento la Semana Santa y las cofradías se convirtieron en objeto de campaña política. En tiempos de Carlos Díaz el alcalde se limitaba a entregar el bastón para el Nazareno y salir en el cortejo del denominado Regidor Perpetuo de la ciudad, con su chaqué, su bastón de mando y su medalla corporativa. A lo más que se llegó, a iniciativa de José Blas, es que los concejales retirasen la medalla de hermanos de la cofradía de Santa María, según una antigua prerrogativa. Con Teófila las cosas se fueron extendiendo porque había muchos concejales de su Equipo de Gobierno que estaban locos por salir de procesión para vestir el cargo. En época de Escuredo, Borbolla, Chaves y Griñán los presidentes de la Junta no iban a ninguna procesión ni a ninguna cofradía. Ya Susana Díaz se pensó que ganaba popularidad exhibiéndose como integrante de no sé cuántas hermandades. #Juanmaloharía actúa ya en el más rancio nacionalcatolicismo, visitando cofradías cada día en cada rincón de Andalucía. El alcalde y los concejales han convertido en un espectáculo al visitar cada hermandad antes el día de su salida, algo inexplicable para mí. Los cargos públicos tendrían que garantizar las mejores condiciones para que salieran las procesiones en cuestiones como el tráfico, la seguridad, protección civil y limpieza, incluso pueden prestarle ayuda económica. No sé qué pintan visitando cofradías, el alcalde acompañado de una corte de aduladores y llevadores de maleta como si fuera un alcalde del PP. Kichi como Teófila. Luego están las comitivas de los partidos, que visitan las cofradías y cuelgan las fotos en sus redes sociales como una actividad política: lo hace el PP (acompañado del Dortó Ramoní e incluso de Ramoní Chico), el PSOE y Ciudadanos. Algunos concejales que van a estas visitas dicen ser ateos o, si prefieren, agnósticos , no sé qué pintan en los templos adorando a imágenes que el pensamiento mágico les concede valores divinos. Me parece de una hipocresía insoportable, lo hagan concejales de derechas o incluso algunos que dicen ser de izquierdas. Qué decir de Teresa Rodríguez y José María González en plan populista en la calle de La Palma. Teresa Rodríguez dice ser la lideresa de la Tercera Ola del Andalucismo, por su componente radical, ecologista y feminista. En la Segunda Ola los teóricos como José Aumente, José María de los Santos u Ortiz de Lanzagorta abominaban del folklorismo que había llevado al atraso secular de esta tierra. Ahora Teresa y Kichi se apuntan a un bombardeo. Al menos gracias a ellos nos hemos enterado que al Cristo de la Misericordia le llaman "El Moreno". ¿Qué dirán Pettenghi, el Chapa y Pedripol? Atentos.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios