La ciudad y los días

Carlos Colón

ccolon@grupojoly.com

Eurovisión y la identidad de Europa

Leo que Eurovisión promociona la identidad europea en el mundo entero. De ser así, estamos peor que en el siglo V

En el documental Elvis Presley: buscador incansable que pueden ver en Movistar y les recomiendo como excelente retrato del que para mí (y muchos) es, con Sinatra, la mejor voz que ha tenido la canción americana y como magnífica historia de evolución de la música popular estadounidense en los años 50 y 60, Priscilla Presley cuenta que la primera vez que vio una actuación de Elvis en la televisión sus padres se quedaron horrorizados. Lo mismo les sucedió a muchos estadounidenses maduros que vivieron la era del swing y los crooners en los años 30 y 40, y se escandalizaron por la impregnación de la música negra que corrompía a los jóvenes blancos y la explicitud sexual de letras y movimientos.

Lo mismo pasó con mi generación cuando irrumpieron los Beatles o los Rolling y con ellos los grupos nacidos de las muchas ramificaciones del rock en Inglaterra y en Estados Unidos en los años 60. Es habitual que lo nuevo en modas y costumbres sea percibido como agresión a lo acostumbrado y establecido, sobre todo cuando se reivindica como alternativa radical a lo anterior. Ya en 1956 Chuck Berry lo dejó claro con su Roll Over Beethoven, en la que enfrentaba el R&R y el R&B a la música clásica (Roll over Beethoven / and tell Tchaikovsky the news. / The music will never stop).

Otra cosa es que el rechazo a lo nuevo no esté fundamentado en prejuicios, sino en la constatación objetiva (en la medida que el juicio del gusto lo pueda ser) de su poca o nula calidad musical y su ruidosa vulgaridad. Hace años que la música popular, industrial o masiva más oída es en su mayoría basura ruidosa. La constatación es fácil porque la cultura popular tiene los medidores objetivos de las ventas y las descargas. En las redes tienen las listas de los discos más vendidos año tras año y mes tras mes. En España, por poner como ejemplo el referencial 1968, entre los singles más vendidos estaban las eurovisivas La, la, la y Congratulations, pero también Hey Jude, Get on your knees, Soulfinger o Those were the days. Compárenlo con las canciones más descargadas hoy en España. Y saquen conclusiones. Sáquenlas también del reciente festival de Eurovisión que congregó hasta cinco millones y medio de espectadores en España y 180 millones en el mundo. “Promocionando –leo– la identidad europea en el mundo entero”. Si esta fuera nuestra identidad, estaríamos peor que en el siglo V.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios