DIARIO DE CÁDIZ En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Rafael Garófano

El Cronofotógrafo Demeny

La biografía y la obra del francés George Demenÿ (1850-1917) están muy marcadas por la figura del médico, investigador y fotógrafo Etienne-Jules Marey (1831-1904), de quien fue primero discípulo y posteriormente principal colaborador. Los trabajos de investigación que realizaron fueron pasando del estudio de la fisiología del movimiento al registro fotográfico de dichos movimientos mediante la captación de rápidas y sucesivas imágenes fotográficas.

Para poder captar hasta 20 fotografías por segundo (con las que realizar el "análisis" del movimiento) Marey diseñó el Cronofotógraphe y posteriormente Demenÿ, para observar en rápida sucesión esas fotografías (realizando la "síntesis" del movimiento) diseñó el Phonoscope. Un aparato que inicialmente era un visor de uso individual y que posteriormente Demenÿ transformó en proyector de imágenes en movimiento sobre una pantalla. Momento decisivo en la carrera de Demenÿ, pues en 1892 creó la Société Genérale du Phonoscope para explotar comercialmente el invento, iniciativa que fue rechazada por Marey (apegado a la labor científica) y que causó al año siguiente la ruptura de ambos investigadores.

Posteriormente Demenÿ diseñó una cámara de filmación a la que llamó Biographo, complementándola con otra nueva para proyectar las "fotografías animadas" a la que denominó Bioscophe, buscando socio financiero para fabricar y comercializar su invento. Tras el rechazo de la idea por los hermanos Lumière, el proyecto fue asumido por el empresario y tecnólogo de la fotografía León Gaumont, de cuya colaboración surgió el diseño de un aparato capaz de impresionar y proyectar películas, que Demenÿ patentó como Cronophotographe. No obstante, ante las dificultades en el mercado, León Gaumont en 1893 se hizo con la propiedad de la patente y (tras asistir a la exitosa presentación del Cinematógrafo Lumière) a partir de 1896 su empresa realizó cambios en el aparato original de Demenÿ logrando el Gran Premio en la Exposición Universal de Paris de 1900. George Demenÿ se apartó del mundillo cinematográfico y León Gaumont prosiguió una larga y exitosa carrera como comerciante de aparatos cinematográficos y productor de películas.

En Cádiz, el 8 de diciembre de 1899, al comenzar la Feria del Frío de aquellas Navidades, en la Plaza de Topete (actual Las Flores) se inauguró la barraca Salón Rouge (de 20 X 7,5 metros), de D. Mariano de los Reyes, para ofrecer proyecciones con un Cronophotographe Demeny, con "tiras fotográficas de más de 100 metros" y una superficie de proyección de 4,80 X 3,60 metros. Informando Diario de Cádiz que "el magnífico objetivo Zeis colocado al Cronophotographe produce una proyección admirable en la calidad y fijeza de las imágenes".

El público, ante la variedad de los cuadros que se proyectaban llenaba cotidianamente el Salón Rouge, en bancos para la entrada general y en sillas de la plataforma alta para la preferencia, donde frecuentemente se veían "familias conocidas" y autoridades, sobre todo en los "días de moda" y en las sesiones benéficas.

La Feria del Frío terminó pero el Salón Rouge prosiguió en la plaza de Topete, causando gran expectación cuando el 24 de enero de 1900 se anunció que se había empleado el Cronophotographe también para filmar: "en esta semana comenzarán a exhibirse cuadros de esta localidad, cuyas películas han empezado a impresionarse". Algo que se concretó tres días después: "ayer se impresionó una de las películas en blanco recibidas de Lyon con la Vista del muelle de Cádiz a la llegada del tren mixto de Madrid, tomada desde el restaurante La Marina. Se ha obtenido un negativo magnífico y se trabaja para poder exhibir el positivo en todas las sesiones de esta noche. Hoy a las dos de la tarde, cuando salen los trabajadores de astilleros, se impresionará otra película con dicho asunto". El primero de los títulos se proyectó, entre aplausos, el día 1 de febrero, siendo felicitado su autor el señor Cepeda. Días después el Salón Rouge dejó Cádiz para visitar, entre otras poblaciones, Sevilla, San Fernando y Puerto Real.

En diciembre de ese mismo año regresó el Salón Rouge a la Feria del Frío de Cádiz, instalándose junto a otras casetas en la calle Tomás Istúriz (actual Alcalá Galiano). Comentándose en la prensa que ahora el local era más amplio, la iluminación eléctrica mejor y el Cronophotographe Demeny, que diariamente estrenaba cuadros nuevos, era "el espectáculo más culto y digno de ser presenciado de cuantos hay en la velada".

El día 14 de diciembre se proyectó en todas las sesiones una película impresionada en San Fernando el día de las carreras ciclistas y tres días después se estrenó, entre vítores, aplausos y obligadas repeticiones, Botadura del crucero Extremadura (impresionada en Cádiz el 29 de abril de aquel año).

Durante el mes de enero de 1901 se sucedieron, siempre con gran éxito de crítica y público, numerosos cuadros filmados en Cádiz con el Cronophotographe Demeny, siendo muy felicitado su autor el señor D. Félix María Gómez Almansa "por sus facultades artísticas y por su acreditada pericia en esta delicada clase de trabajos": Salida del público de la misa de diez del Convento de San Francisco, La jura de bandera, en el cuartel de Santa Elena, Paseo de los ciclistas por el Parque Genovés, Carnaval en Cádiz y De vuelta del Teatro. A los que se sumó el cuadro Salida de una iglesia de Puerto Real.

El 27 de enero de 1901, en Diario de Cádiz se informaba que "teniendo la empresa del Salón Rouge dos aparatos funcionando, uno en Madrid y otro en Cádiz, ha comunicado el cambio de este, que ya conoce el público, por aquel, con el objeto de hacer algunas reparaciones e impresionar algunas películas en las fiestas que se preparan en la capital, como la boda de la princesa y otras, marchando para hacer distintos trabajos D. Félix María Gómez. Con el cambio de aparato todas las películas que se exhiben en el Salón son completamente nuevas".

El día 2 de febrero de 1901, reclamándose desde la prensa al empresario del Salón Rouge que proyectara vistas locales, este contestó que, aunque sería su deseo, las vistas de Cádiz estaban funcionando en ese momento en Madrid "donde también nos satisface manifestar que han obtenido un éxito de público altamente lisonjero". Aunque unos días después se proyectaron Corpus en Cádiz en 1900 y Salida del Vapor de El Puerto de Santa María.

El 23 de febrero de 1901 el Salón Rouge abandonó Cádiz para proseguir su itinerancia, pero el Cronophotographe Demeny marcó un hito en la historia del cinematógrafo en la ciudad.

Interior del Cronophotographe Demeny, con película de 35 mm, en un catálogo de la empresa Gaumont de 1897.

Cronofotógrafo Demeny-Gauont. 1997

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios