Cateto a babor

Aviso a los navegantes

Los hosteleros deberían de ser precavidos con la contratación de servicios de reparto con multinacionales

Algunas ciudades, entre ellas Cádiz o Algeciras, han visto como multinacionales como Inditex abandonan los centros de sus términos municipales para instalarse en centros comerciales de las afueras. En su día se les dio todo tipo de facilidades para que establecieran en los mejores inmuebles, expulsando a los comerciantes locales. Ahora no hay ni comerciantes locales, ni multinacionales…

Ocurre ahora otro fenómeno que me está llamando la atención y es como muchos bares y restaurantes están contratando sus servicios de reparto con multinacionales como Uber, Glovo o Deliveroo. De esta manera llegan a los domicilios de los clientes en un sector, el de la comida a domicilio, que está muy de moda.

Los hosteleros creo que deberían de ser precavidos con esta tendencia para que no les ocurra igual que a los centros de sus ciudades ahora abandonados por estas multinacionales. Estas empresas, mediante el control del reparto de las comidas, van a acumular una base de datos de gran interés sobre los gustos de los consumidores en materia de comida a domicilio.

Van a conocer cuales son los platos que más gustan, a que horarios, los tipos de cocina que funcionan, los que no, si gustan o no las papas fritas o a la gente le gusta el arroz en blanco.

En unos años la base de datos será impresionante y conocerán perfectamente cuales son las necesidades de los que piden a domicilio. Una pregunta inocente. ¿Si ya saben todo lo que le gusta a los clientes, cuales son los platos que enamoran y como se hacen, el próximo paso no podría hacer elaborarlos ellos mismos en cocinas centrales y prescindir de los restaurantes?

Es simplemente una pregunta que me hago en voz alta. No tengo ni idea... ni me lo van a contar, de la estrategia de estas grandes empresas pero si tengo claro que lo que van a mirar son los numeritos y poca cosa más.

Creo que los hosteleros deberían mirar bien este tema antes de entregarse a estas empresas de reparto. Comprobar cuales son los datos que salen de sus cocinas y como luego se pueden utilizar.

Hay que tener cuidado no vaya a ser que dentro de dos décadas...o menos,..hayamos perdido, igual que perdimos muchas de las pequeñas tiendas, los bares y restaurantes.

Puedo ser exagerado, antiguo, desconfiado y todo lo que ustedes quieran pero creo que, por lo menos, habría que pensarlo un poco.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios