Crónica de San Juan de Dios

Melchor Mateo

mmateo@diariodecadiz.com

El regreso de un Kichi renovado

El alcalde se ha involucrado de lleno en el nuevo proyecto político de Teresa Rodríguez

José María González 'Kichi', en un acto celebrado esta semana. José María González 'Kichi', en un acto celebrado esta semana.

José María González 'Kichi', en un acto celebrado esta semana. / AC

El alcalde José María González ‘Kichi’ ya se encuentra de vuelta , aunque según sus más allegados en las tareas municipales nunca se había ido y ha estado pendiente de todo lo que ocurría en San Juan de Dios estos meses.

Ha sido un regreso lleno de actividad que venía a darle continuidad a un anticipo en el que abrió la posibilidad de dar marcha atrás en su firme intención de abandonar la política una vez que se cumplieran los dos mandatos.

El Kichi de los primeros meses de la pandemia y el que se fue para cumplimentar su baja paternal daba la impresión de ser una persona con pocas fuerzas, con la mínima energía para estar al frente de la ciudad y de la gestión diaria.

Pero en este período de barbecho han ocurrido cosas que han venido a modificar el panorama político.La primera de ellas ha sido el caso de la expulsión de Teresa Rodríguez del grupo de Adelante Andalucía en el Parlamento autonómico que lideraba la también pareja del alcalde de Cádiz.

Los anticapitalistas se han quedado solos tras romperse el cordón que los unía a Podemos y también a la coalición de estos con Izquierda Unida en Andalucía.

La presentación por parte de Rodríguez de lo que llaman un nuevo sujeto político andaluz de izquierdas, que tuvo su puesta de escena en el parque Genovés gaditano hace un par de semanas, hace que ahora necesite voces de peso para elaborar un discurso y un mensaje que permita a esta formación que está en pañales llegar con un mínimo de aspiraciones a las próximas elecciones autonómicas.

Kichi llevaba mucho tiempo en el que intentaba no entrar demasiado en la política española ni andaluza y trataba de centrar todas sus miradas en Cádiz. Sin embargo, tanto con la expulsión de Teresa Rodríguez y aquella expresión de que había sido “un mamarracho”, unido a sus declaraciones de esta semana sobre el nuevo proyecto andaluz anticapitalista nada más cumplimentar su vuelta, reflejan que el alcalde gaditano va a ser uno de los líderes en la construcción de esta nueva marca política.

Su posible continuidad también marca el territorio en la confluencia, ya que la fórmula que se buscó en Cádiz para las elecciones de 2019 fueron las mismas que en Andalucía, es decir, una suma de Podemos e Izquierda Unida a la que aquí se le unió el importante factor de Ganar Cádiz.

Las dos patas han dicho por activa y por pasiva que en Cádiz no se va a destruir ni tirar abajo el edificio que se ha levantado, todo lo contrario de lo que ha ocurrido en Andalucía, donde Izquierda Unida (la formación que dirige en Cádiz Martín Vila) ha contribuido a dinamitar el proyecto político que debería haberse mantenido hasta el final de este mandato en la comunidad.

Con el anuncio que hizo el alcalde hace unas semanas también venía a cerrar de manera momentánea el debate sobre la sucesión y evitar que se pueda mirar al alcalde más como un ex que como alguien al que le queda todavía dos años y medio por delante.

El regreso ha llegado cargado de actividad y no ha faltado su habitual activismo en las redes sociales, la presentación de un plan contra el cambio climático para la capital gaditana, la de todos los proyectos para tratar de conseguir ayudas en el Next Generation e, incluso, la participación en el traspaso de corona de los reyes magos. De un alcalde al que se le veía cada vez menos, ahora ha vuelto con una exposición que recuerda a la del principio de su llegada a San Juan de Dios.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios