Cultura

El sello Andrés Mérida impregna la sala Rivadavia

  • El pintor algecireño afincado en Málaga exhibe una treintena de obras de los últimos diez años

La Sala Rivadavia se impregna del sello Andrés Mérida (Algeciras, 1964). El halo inconfundible de figuras alargadas y colores vibrantes inherentes a su obra marca la exposición que ayer inauguró el autor algecireño y malagueño de adopción, que expone por primera vez en la provincia.

Una treintena de piezas integran esta exhibición artística de la evolución de los últimos diez años de su trayectoria, según informaba a este medio Mérida. "Se trata de una serie de obras que definen mi personalidad", explica.

Los toros y el flamenco forman parte importante de su perfil, aunque recalca que su obra abarca mucho más que las escenas costumbristas que tanto gustan allá por donde va. "Siempre pinto taurino porque la gente me lo pide. Y pese a que giro hacia otras temáticas, finalmente vuelvo", reconoce.

Pero en la sala Rivadavia se deja ver en todo su esplendor. En todas las vertientes y recovecos por los que ha buceado Andrés Mérida en la última década. Un compendio de piezas con sabor a mediterráneo, como él mismo reconoce, "por el color, el mar, el flamenco, la luna...".

Integra también algo de sus personajes denominados "las locas, que son esas personas que van hablando solas por las calles. A las que nadie comprende, pero que seguro encierran alguna historia interesante detrás", asevera. A sus locas se suman los personajes de la calle, a los que considera como especie de ángeles, además de otras piezas que forman parte de la cotidianidad.

Una variada exhibición de pintura, dibujo e incluso obra digital enmarcada en la corriente artística de la nueva figuración, con influencias que van del surrealismo al expresionismo.

En cuanto a estos últimos trabajos digitales se trata de obra trabajada en ipad que ha impreso en tela para la ocasión. "Hay que experimentar", explica, contundente, Andrés Mérida, que ya tiene un bagaje en la fusión artística con singulares exposiciones por varios rincones del mundo.

En Dortmund, por ejemplo, firmó una original performance junto a la compañía de ballet de la ciudad alemana, que le acompañó mientras pintaba una obra. También dialogó artísticamente con un conocido chef mexicano, que interpretaba su obra a base de platos, y viceversa.

En Rivadavia expone a la antigua usanza, pero desplegando lo más característico del sello Andrés Mérida. Una selección que procede de su tierra natal y que recalará en el Centro de Congresos Cortes de la Real Isla de León, tras pasar por Cádiz. "Estoy muy contento de exponer aquí, y lo digo de corazón. Siempre lo he deseado".

Pintura y dibujo Sala Rivadavia, Hasta el 10 de octubre. De lunes a viernes, de 10.30 a 13.30 y de 17.30 a 20.30 horas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios