Niña Pastori. Cantaora

"Entre la rumba y la salsa hay mucho en común, son como primos hermanos"

  • La artista isleña llega este viernes al Teatro Falla de Cádiz con su último disco, 'Ámame como soy', un trabajo con ritmos latinoamericanos y significativas colaboraciones musicales.

-¿Cómo es Ámame como soy?

-Es un disco de versiones de canciones muy conocidas, como hice hace unos cuantos años con Joyas prestadas. Canciones versionadas un poco a mi estilo y a mi forma de cantar. En el espectáculo también hacemos un repaso por trabajos anteriores, que a la gente siempre le gusta escuchar. Todo con una formación un poco más salsera.

-¿Hay mucho de Latinoamérica en este nuevo trabajo?

-Sí, tiene un aire muy latino. Pienso que combina bien con lo que nosotros hacemos, la rumba con la salsa son como primos hermanos, hay mucho en común.

-¿Se siente cómoda Niña Pastori en esos registros?

-Sí, la verdad es que sí. Es un gustazo, son canciones muy bonitas y que han sido grandes éxitos, y cuando una canta buenas canciones, se nota.

-Hay colaboraciones importantes: Rubén Blades, Juan Luis Guerra, Pancho Céspedes, Sara Baras, entre otros: ¿qué le han aportado personalmente?

-Mucho, y no sólo por esta colaboración, sino por su trayectoria, por la carrera musical de cada uno, son gente que han aportado mucho a la música. A Rubén Blades lo descubrí hace años porque Chaboli es muy fan suyo, y empezó a ponerme muchas cosas de él, y me pasé a ser su fan también. Juan Luis Guerra es un grande, y Pancho; y con Sara, increíble también. Nos conocemos desde hace años y que pueda estar en el disco mío ha sido un orgullo grande. Y aportar, pues todos cosas bonitas y positivas, porque son todos tan buenos.

-¿Por qué se elige la canción de Pablo Milanés como título del disco?

-El tema de Ámame como soy lo escuché por Omara Portuondo y desde entonces me pareció que tenía que probarlo y hacerlo, y fue uno de los primeros que probamos en la maqueta de todas las canciones que estábamos eligiendo, y le cogí cariño. Fue también el que marcó el disco, el concepto de por dónde queríamos tirar y por dónde lo queríamos llevar. Y me pareció que era un título bonito.

-¿Cómo calzan los tres temas del disco que son originales, suyos y de Chaboli?

-Nosotros vamos componiendo y guardando cosas, cosas que no salen a la luz, canciones que tenemos desde hace tiempo, otras son de ahora, y al final se tiene un repertorio inédito y de repente hay cosas que encajan en un trabajo, y creo que son tres canciones que encajan perfectamente en lo que estábamos haciendo y aportan nuestra música y lo que nosotros hacemos.

-¿Cómo ve el proyecto que hay en San Fernando para recuperar la figura de Camarón: su casa, el Espacio Camarón, el monumento...?

-Pienso que es importante, imagínate: es el artista más importante del flamenco. Es importante cuidar todo eso y cuidar ese nombre, ese artista que por desgracia se nos fue muy pronto. Ahora tendríamos lo mejor de él. Su figura es importantísima, a nivel flamenco y a nivel músical. Para La Isla es una oportunidad, hay muchísima gente que visita San Fernando por Camarón, por ir a conocer su tumba o la calle donde nació.

-¿Y Niña Pastori podría aportar algo?

-Por supuesto, lo que esté en mi mano lo aportaría. Soy una fan incondicional de Camarón.

-¿Cómo ha evolucionado la 'indecisa' Niña Pastori que le pide consejo su prima porque viene su novia a verla hasta llegar a la artista que afirma 'Ámame como soy'? ¿Tiene más seguridad como artista?

-Bueno, seguro nunca hay nada, nunca se sabe lo que te puede pasar. Evidentemente, hay una evolución y una se va conociendo un poco más y va teniendo un poco más claro lo que quiere y lo que apetece. Es una visión más clarita de todo, después de un recorrido que no es fácil, con muchas trabas, muchos sacrificios. Pero se compensa con otras cosas buenas y positivas.

-¿Y a qué o a quién, con esa voz tan personal, le cantaría Niña Pastori las cuarenta?

-(Ríe) Hombre, injusticias hay muchas y quedarte con una sola es complicado... Yo le cantaría las cuarenta al maltrato hacia los niños, a los indefensos, es algo que nos duele a todos. Pero bueno, hay tantas cosas a las que le cantaría las cuarenta y las ochenta.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios