Literatura

Una novela en la historia del Protectorado

  • ‘Carmen sí tiene quien le escriba’ es el debut literario del gaditano Jesús López Ramírez, que desgrana en la obra las claves de la ocupación española en el norte de Marruecos

El gaditano Jesús López Ramírez en una imagen tomada desde el Campo del Sur.

El gaditano Jesús López Ramírez en una imagen tomada desde el Campo del Sur.

El gaditano Jesús López Ramírez comenzó a imaginar su primera novela, Carmen sí tiene quien le escriba (Círculo Rojo), durante sus primeras visitas a la zona norte de Marruecos. El autor comprobó pronto que aquel territorio estaba “plagado” de símbolos y signos españoles, que en aquellas tierras se habían vivido muchas historias con acento hispano en tiempos del Protectorado y que, pese al correr de los años, los vestigios españoles no habían desaparecido del territorio, que a lo sumo se habían transformado, y que en sus cimientos dormitaban personajes e historias que López Ramírez decidió personificar en Carmen, todo un tributo a su abuela Carmen Sarabia Guillén pero, también, un homenaje a “todas las cármenes que hay dispersas por el mundo”.

“Hará unos ocho o nueve años, cuando llegué de la mano de mi mujer, Nuria Bragado, que es una excelente guía en Marruecos, me propuse saber qué había pasado, por qué había tantas calles con nombres españoles; prácticamente en todo el norte de Marruecos. También algunas iglesias, porque un dato curioso es que en el Protectorado llegamos a tener 85 parroquias, iglesias o ermitas. También colegios que se han reconvertido en centros culturales; las iglesias la mayoría de ellas han desaparecido y son ahora centros culturales, hoteles... Me llamó mucho la atención y comencé a investigar sobre el pasado español en el Protectorado, desde 1912 hasta 1956”.

Tuvo claro Jesús López desde el principio que aquellas historias podían contarse, aunque su primera intención fue hacer sobre el tema uno de sus habituales estudios sociológicos, un género más ligado a su perfil profesional. Pero aquella idea primigenia fue tomando cuerpo de novela que, aunque personalizada en la íntima e intransferible figura de su abuela, precisaba de una profunda labor de documentación que diera cuerpo a lo vivido de manera directa en sus viajes a Marruecos.

“He hecho una investigación histórica. Mis fuentes –explica Jesús López– han procedido de la Biblioteca Nacional durante años, he leído todos los periódicos de la época. Desde el Heraldo de Marruecos hasta el Eco de Tetuán, El Telegrama del Rif... He ido a muchas casas de españoles que vivían allí, he recogido testimonios directos de gente que vivió en Larache, Chauen, muchos militares. Ha sido una labor de recopilación muy importante”.

Y para cuadrar toda la historia, para construir un relato en torno a tantas vidas, escogió el cercano personaje de su abuela como símbolo de muchas cosas: “Para mí, mi abuela simboliza todas esas cármenes a las que nunca han escrito y que, sin embargo, han sido muy importantes en la historia de su familia y en la historia de los países, de las sociedades. Quería hacer un pequeño homenaje a todas esas cármenes que hay dispersas por el mundo. La novela va sobre la vida de una Carmen que llega desde Santander, acabándose la guerra del Rif”. La obra, con la historia de Carmen en primer plano, comienza en Larache 1925 y acaba en 1936, justamente el 18 de julio, en Cádiz, de forma que la obra se convierte también en un acertado fresco de un periodo de la historia de España tan convulso como polémico.

Así, la obra narra en tercera persona la historia de Carmen desde su llegada al Protectorado español de Marruecos, y en sus 440 páginas se desgrana “una de las épocas más desconocida de la historia de España de forma paralela a la historia de una mujer sencilla y trabajadora, que supo llevar una vida fiel y digna a sus ideales”, explica el autor.

Y Jesús López, además, introduce en su historia las tres ciudades gaditanas más relacionadas con su propia vida: Cádiz, donde nació y se crio; San Fernando, donde vivió muchos años, y Chiclana, donde actualmente reside.

¿Se ha quedado algo en el tintero? Pues Jesús López cree que sí y ya le está dando vueltas a una segunda parte basada en Sidi Ifni y el Sáhara: “Hay una historia muy curiosa que estoy empezando a leer e investigar, todo lo relativo a Ifni. En 1934 la República decide tomar Ifni, de acuerdo con las potencias occidentales del momento. Hasta que en el año 1957 se produce una guerra con el frente de liberación marroquí, una guerra desconocida, llamada la guerra olvidada, en la que murieron cerca de 1.000 soldados españoles”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios