Cultura

Un libro saca a flote el rescate y el conflicto del naufragio del Sverige

  • Alejandro Gandul presenta su obra sobre aquel hecho histórico que desató desavenencias diplomáticas con Suecia entre 1738-1764

El encuentro con cañones de gran tamaño sumergidos en una zona de Sancti Petri llevó a Alejandro Gandul a una gran historia: la del naufragio un navío sueco que navegaba a Constantinopla en misión reservada y cuya historia saca hoy a flote en su libro El naufragó del navío Sverige. Trabajos de recuperación y conflicto diplomático 1738-1764, en el Centro de Congresos Cortes de la Real Isla de León.

Su encuentro con este acontecimiento histórico que incluso derivó en un largo conflicto diplomático entre España y Suecia llegó de la mano de un buzo mayor que hace años lo condujo hasta el lugar del naufragio. Alejandro Gandul, que a su vez es instructor de buceo, supo que el tamaño de la artillería delimitaba a que el tipo de navío debía ser de guerra.

Esta información la corroboró tirando de hilos, primero del libro La historia del buceo, de Tomás Rodríguez Cueva y Juan Ivars Perelló, donde situaba a un buzo de San Fernando en el naufragio de este navío sueco en esta zona, y que a su vez hacía referencia al Archivo de Simancas como fuente documental, al que no dudó en acudir. "Me dirigí personalmente y encontré un importante expediente generado del naufragio del navío Sverige".

En este documento se da cuenta de la interesante historia que surge tras el naufragio en esta zona, en el que aparecen los personajes reales que intervinieron, y que él refleja en su libro enriqueciendo el relato de aquel naufragio. "No es una novela histórica ni un trabajo de arqueología subacuática, sino un trabajo de investigación que no he pretendido contar como una mera recopilación de datos, sino de forma atractiva y entretenida".

De este modo narra que tras el rescate de los náufragos se firma un contrato entre aquel buzo de San Fernando y el capitán del barco, a fin de recuperar el máximo posible de la artillería que portaba la embarcación. Cuando se marcha el capitán deja de apoderado a un comerciante de Cádiz. "Pero la requisa de los cañones por parte de las autoridades a causa de la mala situación económica y la inminente guerra con Inglaterra provocó este conflicto entre ambos países". Es decir, un sinfín de informes, cartas, órdenes y contra órdenes entre las autoridades locales , del reino y las respectivas embajadas, cuenta Alejandro Gandul de aquellas desavenencias que se prolongaron durante décadas.

Los restos de aquel naufragio forman parte de un yacimiento protegido -al encontrarse en una zona declarada como arqueológica- y están inventariados por la Junta de Andalucía.

Unos hechos que investigó hace más de una década y que recientemente atrajo la atención de Plimsoll Ediciones Náuticas y Librería Náutica Robinson. La presentación es a las 19.30 y la entrada es libre.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios