Cultura

El gaditano Francisco Gómez proyecta un corto en Sevilla

  • 'La siesta', basada en la cultura nipona y el temor a la muerte, es el segundo trabajo del realizador

Una solitaria encina y un hombre frente a la naturaleza. No hay más elementos en La siesta, el segundo cortometraje de ficción del gaditano afincado en Sevilla Francisco Javier Gómez Pinteño, estrenado recientemente en el sevillano cine Cervantes.

"Utata-ne, el título original, es un término japonés que alude a ese sueño ligero que surge en el momento previo o inmediatamente posterior a una copiosa comida y que desemboca en un acontecimiento dramático, como si de un sueño pesadillesco se tratara". Así explica el joven realizador lo que ha tratado de plasmar en esta "pequeña gran producción", una especie de haiku (poema breve japonés) cinematográfico que cuenta con el actor y pensador Riozo Yuge como protagonista. Le acompaña en esta "historia que ahonda en el callejón de la mente humana" una centenaria encina de tres troncos localizada en el paisaje que lleva desde la carretera de Arcos a Ubrique. Para Gómez, "la forma habitual de retratar el sueño es desde el punto de vista de lo onírico", por eso, su acercamiento, dice, llega desde la "observación" de quien duerme. "He tratado de coreografiar la experiencia física del sueño entroncándola con la danza butoh". El resultado es una especie de "estampa japonesa", una cultura que, para este director, "reúne el mito, el drama y la ceremonia". Una cuidadísima fotografía a cargo de Joan Grisol y la música kaito de Alejandro Vega son las credenciales de este corto de 10 minutos que Unión Cine Ciudad incorporará en su programa de exhibiciones.

El padre y el hijo, el primer corto de este realizador curtido en el ámbito del videoarte, fue seleccionado para la Mostra de Venecia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios