Arte

La fuerza cromática de lo cotidiano

  • El artista irlandés Sean Scully muestra en el Centro de Arte Contemporáneo de Málaga una exposición con más de cuarenta obras, con una pintura muy poderosa que no deja indiferente

El pintor Sean Scully. El pintor Sean Scully.

El pintor Sean Scully.

Tras el impasse producido por la marcha de Fernando Francés del CACMálaga, el centro que dirigía desde su inauguración y que tanta trascendencia aportó al arte de la ciudad como punto de partida para el esplendor artístico que, ahora, posee, después del proceloso tiempo vivido con el gestor cántabro como segundo en la Consejería de Educación de la Junta de Andalucía y el centro inmerso a la búsqueda de un equipo adecuado y una dirección experta, esta exposición es la primera de la nueva época, ya, sin Fernando Francés, al frente. Hay que decir que la misma tiene el magnífico aspecto de las grandísimas muestras que, a lo largo de los años, han recalado en el antiguo Mercado de Mayoristas de Málaga. Se trata de una exposición amplia, esclarecedora, espectacular, de esas que te convencen de principio a fin y que te sirven para un feliz reencuentro con la gran fiesta de la pintura. Una exposición en la línea de tantas como han ocupado una institución que ha conseguido que la capital de la Costa del Sol se convierta en un auténtico referente para el conocimiento del arte internacional.

Aunque Sean Scully ( Dublín, 1945 ) iniciara su carrera pictórica como pintor figurativo, muy pronto se iba a convertir en uno de los pintores abstractos más importantes del siglo XX; realizando una abstracción apasionante en la que el geometrismo jugaba, muchas veces, con un expresionismo de conceptos minimalistas. Pero los grandes artistas evolucionan hacia escenarios inesperados y este gran creador irlandés, últimamente, se ha decantado por una exuberante figuración esencial donde la fuerza absoluta del color y la contundencia formal de la pincelada conduce por unos escenarios de aplastante fuerza plástica y supremo apasionamiento colorista.

La exposición cuenta con un doble comisariado, el de Elisabeth Dutz y el de Helena Juncosa, la actual directora del Centro de Arte Contemporáneo malagueño. Esta feliz historia pictórica nos sitúa ante un numeroso conjunto de grandes obras que tienen una base común, la imagen del hijo del artista jugando en una playa. Este simple episodio cotidiano es utilizado redundantemente por el artista para plasmar un desarrollo pictórico lleno de energía y fuerza cromática. La figura del niño, sutilmente esbozada, arrodillado en la arena, haciendo círculos, contrasta con el ritmo y la vibración de unos colores cálidos y limpios, que nos conducen, todavía, a sus obras sacadas de un poderoso expresionismo abstracto. Abstracción y figuración que, lejos de formar fronteras estancas, yuxtaponen sus entidades expresivas para formular una realidad artística superior.

La importante muestra, de más de cuarenta obras, parte de las fotografías que Sean Scully realiza a su mujer y a su hijo jugando en las playas de la Isla de Eleuther, en las Bahamas. Junto a ellas se nos ofrecen unos simples bocetos pintados a rotulador que el artista llenaba de color con poderosas pinceladas expresionistas. A partir de estos bocetos se nos presenta la gran serie de enormes formatos donde la magnitud cromática, el esquematismo representativo del niño en la arena, en ocasiones, la figura de la madre, la artista Liliane Tomasko, esposa de Scully, que observa, en un segundo plano, la escena, nos patrocina una pintura poderosísima que no deja indiferente y en la que la fuerza impactante de la materia plástica y la sutileza de la mínima representación desencadena una pintura de absoluta potencia visual.

De nuevo, el CACMálaga nos sitúa en las rutas de las grandes exposiciones, esas que desde su inauguración, en el año 2003, nos ha situado en la estela de los artistas más importantes del panorama internacional –Ai Weiwei, Thomas Ruff, Damian Hirst, Thoimas Hirschhorn, Julian Opie, Louise Bourgeois, Olafur Eliasson, Anish Kapoor, Alex Katz, entre otros muchos–, así como los más significativos de la plástica española y aquellos otros andaluces que más expectación levantan actualmente. La obra de Sean Scully nos vuelve a reencontrar con esa felicísima programación de un Centro de Arte que nos ha llevado a lo más selecto de la creación contemporánea.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios