Cultura

Unos días de jazz en un entorno flamenco

La pasada semana, dentro de una programación veraniega que en ocasiones es imposible de abarcar, vinieron a coincidir en la capital dos citas jazzísticas. De un lado, se celebró el V Seminario de Jazz, y de otro, un ciclo de conciertos promovido por la Asociación Qultura que tuvo como marco la Peña Flamenca La Perla de Cádiz. La coincidencia no es, por supuesto causal, y ambas citas encontraban puntos de encuentro y también complementarios. Apenas unos metros separan la peña del baluarte de Santa Elena, donde los participantes en el Seminario celebraban las jam sessions propias de cualquier curso que se precie.

Tuve la oportunidad de asistir a una de las sesiones del ciclo mencionado y, de él, me quedo con un par de fotografías. Una, la de un local tan amplio como ese abarrotado de un público atento e interesado; pero, sobre todo, la del escenario con sus grandes caracteres Peña Flamenca La Perla de Cádiz, y dentro un cuarteto de jóvenes haciendo jazz. Lo siento, me encanta el cuadro, y tengo que reconocer que, además, me traiciona en cuanto genera un cierto sentimiento, nada negativo, de nostalgia. Porque esa foto, me retrotrae a una experiencia que -¡oh cielos!- se remonta a veinte años atrás. No fui, por otra parte, el único en sentirlo. Por allí andaban músicos de jazz gaditanos -Manolo Perfumo, Carmelo Muriel…- y con ellos compartí la misma sensación. Aquello recordaba a los Encuentros de Jazz en Mutis, aquel ciclo de finales de los años ochenta del pasado siglo que fue, a su vez, germen del primer Seminario de Jazz Ciudad de Cádiz que impartieron los profesores del Taller de Musics de Barcelona. Entre ellos estaba el saxofonista Perico Sambeat quien, precisamente y junto al pianista Bruce Barth, clausuraría ese ciclo.

Uno tiene la impresión de que aquellas jornadas, a las que siguió el seminario, fueron el germen de una brillante generación de músicos de jazz gaditanos que, además, tiene un rasgo común distintivo: su sensibilidad hacia el flamenco, su capacidad para trabajar con artistas flamencos en proyectos comunes y, sobre todo, para la creación de obras de jazz con guiños al flamenco. La enumeración de los frutos de esta cosecha sería larga pero podríamos decir que arranca con el primer disco en solitario de Chano Domínguez y llega hasta el reciente trabajo Kind of Cai, en el que un grupo de músicos gaditanos recrea en clave flamenca la obra Kind of blue de Miles Davis.

En estos días, era muy grato encontrarse con músicos que, como Juan G. Galiardo, Javier Galiana, Carlos Cortés, Javier Rubial Jr y otros, suponen una auténtica nueva generación de jazzeros gaditanos que mantienen la vieja sensibilidad, la de abrir caminos expresivos en los que el flamenco y el jazz conviven sin problemas de entendimiento. Es la manera natural para unos creadores que han interiorizado las claves de ambas músicas.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios