Cultura

Dos colecciones y dos centros para albergarlas

  • El ECCO, que nació para dedicarse al arte contemporáneo, se ha abierto a otras manifestaciones culturales y sociales

El ECCO cambió de concepto y de logo hace unos meses. El ECCO cambió de concepto y de logo hace unos meses.

El ECCO cambió de concepto y de logo hace unos meses. / bernardo sancho

Las dos colecciones más interesantes de arte contemporáneo de la ciudad se ubicarán en dos espacios distintos y lejanos. La del Valle de los Caídos, del desaparecido dúo artístico Costus, fue la excusa con la que se planeó el Espacio de Creación Contemporánea (ECCO) -ahora denominado Espacio de Cultura Contemporánea-, mientras que los fondos de la prestigiosa colección de la Diputación Provincial son el motivo del futuro Museo de Arte Contemporáneo de Cádiz.

La institución provincial siempre apostó por la creación de un espacio específico para esta colección, desechando la idea de negociar su posible instalación en el ECCO, receptáculo municipal del arte contemporáneo desde su creación, en 2012 hasta hace un año y medio, cuando el centro cambió de concepto y de rumbo.

Sólo en una ocasión se cruzaron los caminos de la colección de Diputación y del ECCO. Ocurrió durante la inauguración del espacio que se levanta en los antiguos cuarteles de Carlos III coincidiendo con que entonces la institución provincial estaba en manos populares. También hay que recordar que en tiempos de los socialistas en el Ayuntamiento, Diputación les ofreció la compra de estos fondos. Finalmente, las primigenias intenciones del Palacio Provincial se han materializado por fin con el proyecto de Museo de Arte que se erigirá en el antiguo Instituto del Rosario.

Sin embargo, esa misma vocación se ha ido diluyendo en el ECCO -aunque el centro siga albergando de forma permanente la colección de Enrique Naya y Juan Carrero- desde la llegada del actual equipo de Gobierno. De esta forma, el centro municipal que puso en marcha el equipo de Teófila Martínez con la colección del Valle de los Caídos como piedra angular, se dedicó, con Lorena Benot al frente, a acoger también otras manifestaciones del arte contemporáneo (como aquel proyecto de residencia de artistas emergentes llamado Línea de Costa) además de exposiciones itinerantes de diferentes artistas y colecciones de entidades privadas nacionales.

Pero de las buenas cifras iniciales de visitas, el interés por el centro cayó en picado y con la llegada del nuevo equipo de Gobierno se aprovechó para darle una vuelta a su concepto fundacional. Que la ciudadanía se apropiara del espacio, ese parecía, y parece, ser el lema que inspira al nuevo ECCO convertido más en un espacio multidisciplinar donde lo cultural y lo social tienen cabida. Asociaciones de diferente tipo y calado conviven en el ECCO con exposiciones que ya no siguen un solo criterio. La del gaditano Antonio Accame (mítico hacedor del arte efímero de las fiestas gaditanas) se puede visitar ahora, por ejemplo, al igual que la reciente Andamios, una colectiva realizada por estudiantes de diversas disciplinas de creación.

Desde esta nueva perspectiva se quedó fuera la Eccocolección, una muestra permanente de los fondos de arte contemporáneo del Ayuntamiento que, curiosamente, fue llevada a cabo por el propio gobierno municipal que luego acabo retirándola en este repensamiento del espacio que tiene su reflejo estético (nuevo nombre, logo, obras en la entrada y patio...) y que espera un nuevo itinerario didáctico para la muestra de los Costus.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios