juan manuel pérez madueño. director de la coral de la universidad de cádiz

"Hemos cambiado, ahora apostamos por la música con mayúsculas"

  • La Coral de la UCA y la Orquesta Álvarez Beigbeder protagonizan el sábado un concierto en el Teatro Falla con Mozart como repertorio: la sinfonía 'Júpiter' y la 'Gran Misa en do menor'

Juan Manuel Pérez Madueño, director de la Coral de la Universidad de Cádiz. Juan Manuel Pérez Madueño, director de la Coral de la Universidad de Cádiz.

Juan Manuel Pérez Madueño, director de la Coral de la Universidad de Cádiz. / Joaquín pino

Comentarios 2

-¿qué ofrece el concierto del próximo sábado en el Falla?

-Lo más importante es intentar acercar la música con mayúsculas tanto al público de Cádiz como a los participantes, a los que de alguna u otra manera quieren sentirse intérpretes de este tipo de música. Hasta ahora la función del coro se reducía a la música a capela, a Navidad, Semana Santa, y yo empecé a pensar en la música con mayúsculas, y que pudiera surgir de Cádiz, de la gente de Cádiz y de los recursos que tenemos.

Deberíamos poner en valor la Orquesta Beigbeder; con ella podemos afrontar cualquier repertorio"Entre las corales de Cádiz logramos construir un crisol musical que abarca todas las épocas"

-Mayúsculo es el escenario.

-Claro, cantar en el Falla... para cualquier persona el Falla es lo más representativo culturalmente en la ciudad y en eso hay un valor que hace que podamos enfrentarnos a este tipo de repertorios, que son repertorios difíciles que requieren unas exigencias técnicas importantes, pero todo ello se compensa con la ilusión que le pone todo el mundo, el empeño, el estudio. Empezamos con una experiencia que fue el Réquiem de Mozart. Tenemos que pensar en repertorios que llamen la atención.

-¿Por eso se elige a Mozart?

-Claro. Nosotros llevábamos ya algunos años adentrándonos en la vertiente de la recuperación histórica, pero es verdad que ni todo lo que hay es bueno ni todo satisface al público. Hemos cambiado radicalmente y ahora apostamos por la música con mayúsculas.

-¿La Coral es amateur?

-Sí, totalmente. Como mucho algunas personas vinculadas a la música, estudiantes, pero te diría que con conocimientos musicales no llegan al 10%.

-¿Eso es un handicap?

-A todas las personas que entran en el coro les ofrecemos todos los recursos disponibles, hasta el punto de que yo grabo todas la voces, las envío por wasap y la gente se aprende de memoria las melodías. Porque hay personas que no saben lo que es una corchea, y esa voluntad es importante. Hay gente que te sorprende porque tienen un recorrido y una mejora tremenda. Para un repertorio así necesitamos muchos meses de ensayos.

-Es casi un voluntariado musical.

-Exactamente. En ese aspecto, lo más importante es el trabajo personal que cada uno hace en su casa. Luego, en los ensayos, lo más interesante es el trabajo musical, porque el montaje de las obras se hace a veces pesado, también es un sacrificio estar dos horas en un ensayo para cantar tres veces y estar esperando media hora a que acabe otra cuerda. Cuando más se disfruta en los ensayos es justamente antes de los conciertos porque son puramente musicales. Me encanta la pedagogía de todo lo que hago, me gusta ver cómo la gente disfruta al entender porqué hace las cosas de una determinada manera, de entender la lógica del discurso musical que estamos haciendo.

-¿Cómo se coordina el trabajo con la orquesta jerezana?

-La verdad es que deberíamos poner en valor esta orquesta, porque es la más estable que tenemos en la provincia. Funciona por proyectos y desde hace cinco o seis años contamos con ella. Hemos conectado muy bien con ellos, nosotros pretendemos crear por y desde la provincia y la cercanía, y es una orquesta que se nutre principalmente de músicos de Cádiz. Tenemos comprobado que es una orquesta con la que se puede afrontar todo tipo de repertorio. El proceso de trabajo es sencillo. Me coordino con Magdalena, la presidenta de la orquesta, y a través de un orgánico (plantilla de músicos que necesitamos para cada repertorio) que le presento junto a un plan de trabajo, ella se encarga de buscar los músicos. Después vienen los cuatro o cinco días de ensayos más el general. El trabajo con la orquesta es mucho más intenso, más comprometido, pero mucho más breve. En su mayoría son profesionales y van a los ensayos con la música leída. Tras una primera lectura orquestal, en la segunda sesión ya el coro canta con la orquesta.

Ofreceremos un ensayo didáctico para el aula de mayores de la universidad y el sábado por la mañana, un ensayo general en abierto para distintos colectivos sociales, para personas que generalmente no tienen la oportunidad o no llega hasta ellos la información para asistir a los conciertos. Queremos atraer un público potencial para este tipo de conciertos. En Cádiz, creo, hay una falta de tradición no sé si decirte con la música clásica, pero sí con determinados estilos musicales, y con la música clásica parece que es extraño pagar.

-Sin embargo, tenemos dos festivales de música en Cádiz.

-Respecto al festival de música española, creo que hay un planteamiento que habría que revisar, que es el de someternos a una batería de conciertos durante una semana y el resto del año dejarnos ausente de música. Hablando con algunas personas del festival, se planteaba la posibilidad de que fuera una muestra permanente que pudiera durar todo el año. A mí me parece algo con más sentido, porque a la vista está que el público ha descendido notablemente. Sobre todo con las grandes orquestas. Y también llevarlo a los institutos, a los colegios, a las escuelas.

-¿Cómo es el panorama actual de las corales en Cádiz?

-El espectro que cubre cada una es bastante importante. Entre todas logramos construir un crisol musical que abarca todas las épocas. La labor que hace Virelay es fantástica, Eduardo con Nova Música, corales tradicionales como Canticum Novum, y nosotros que estamos en ese espectro que cubre la música romántica, una música que requiere más integrantes, otro tipo de sonoridades. No hay tantas como parece, pero es verdad que cada uno aporta lo suyo. Siempre acabo hablando de lo mismo: desgraciadamente aquí tenemos que competir con el carnaval. Y en nuestro coro está Nandi Migueles, está mi propio hermano que sale con Fali Pastrana... Y es verdad que es complicado compatibilizar porque el carnaval es muy absorbente.

-Aparentemente parece que son caminos paralelos: ¿se podrían cruzar alguna vez?

-Se podrían cruzar. En alguna ocasión nos hemos cruzado. Por ejemplo, el homenaje al maestro Escobar donde la coral cantó algunos tangos con el coro de Los Dedócratas. Siempre tenemos en mente hacer algún tipo de intervención relacionada con el carnaval.

-El viaje del coro a la coral es complicado.

-Sí...

-¿Y de la coral al coro?

-Eso es fácil.

-¿Se presentará alguna vez la coral al Falla?

-(Ríe). Alguna vez hemos tenido la idea de hacer una comparsa, un coro, pero..., no sé, cada vez da más miedo enfrentarse al Falla. Cada vez te asombra más el trabajo que hacen las agrupaciones. Vamos a quedarnos en lo que dominamos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios