Exposición

El arte de observar y sentirse observado

  • La artista Carmen López Castro expone en el Baluarte de San Roque la muestra ‘Miradas’, con 25 obras que indagan en el rostro humano y su trastienda

La artista Carmen López, ante dos de las obras de su exposición ‘Miradas’ que muestra en el Baluarte de San Roque de Cádiz. La artista Carmen López, ante dos de las obras de su exposición ‘Miradas’ que muestra en el Baluarte de San Roque de Cádiz.

La artista Carmen López, ante dos de las obras de su exposición ‘Miradas’ que muestra en el Baluarte de San Roque de Cádiz. / Lourdes de Vicente

Es imposible entrar en la sala municipal del Baluarte de San Roque y no sentirse observado. Como resulta imposible no observar, no dejarse llevar por las Miradas, que así se titula la exposición, que la artista Carmen López Castro propone en una muestra que reúne 25 rostros de personas hindúes, árabes y bereberes, rostros que la autora ha interpretado a partir de fotografías y que proponen un diálogo con el espectador en un sugestivo cruce de miradas. Como explica la propia Carmen López: “Son miradas que cuentan vida”.

Nacida en Córdoba pero criada en Cádiz desde poco después de nacer, Carmen López es diseñadora gráfica de profesión y con Miradas se estrena en una exposición individual en Cádiz, donde sí ha participado en otras muestras colectivas.

Todas las obras que integran la exposición tienen una base de pigmento prensado a la que después se unen el acrílico en unas y la tinta en otras, técnicas que dan como resultado un mayoritario uso del blanco y negro en unas pinturas nacidas de un proyecto que en la imaginación creativa de Carmen López surgió hace algunos años pero que la falta de tiempo pausó.

Y ese tiempo empezó a recuperarse en el confinamiento, un momento que la artista cordobesa-gaditana, como gusta de llamarse, aprovechó para rescatar su proyecto y configurar, a partir de fotografías propias y de otros autores, las 25 miradas de esta muestra que López Castro interpreta de manera personal para pintarlas y dar forma a ese diálogo expositivo en el que los ojos, de las obras y de los espectadores, son el punto de partida para alcanzar otras metas.

Porque cada obra de esta exposición no se limita a una simple mirada. Cada rostro pintado por Carmen López esconde una trastienda humana, detalles que se adivinan en las distintas expresiones, en las evidentes arrugas de muchos de sus personajes, en las dentaduras de algunos, en las bocas de otros, en el cabello de cada uno de ellos y hasta en los muchos turbantes que se reparten por la exposición. Y, cómo no, en las miradas.

Con predominio de hombres de edad avanzada, en la exposición no faltan mujeres y jóvenes que, en su totalidad, conforman un acertado retrato de razas alejadas del modelo occidental pero que parecen encerrar en su conjunto esa sabiduría milenaria que se otorga a las culturas orientales.

Y para demostrarlo están los títulos de las obras, nombres propios originales en sus lenguas, de una sonoridad bellísima, que Carmen López traduce en cada cartela con su significado. Algunos ejemplos: Daud (amado), Naila (ojos grandes), Rasmi (leal y honorable), Baasina (sonriente) y Kinari (orilla). Un código QR en cada título, además, permite al público acceder al catálogo digital de la exposición para encontrar más información de las obras.

A Carmen López le entusiasma la sala que acoge la exposición, la amplia y luminosa bóveda que esconde el baluarte gaditano y que dispone de dos grandes ventanales, casi a modo también de ojos, a través de los cuales la mirada, una más de la exposición, se pierde en el horizonte del Atlántico.

La muestra, que se inauguró a finales de septiembre, se podrá visitar hasta el 28 de noviembre, una fecha posiblemente prorrogable. San Roque abre sus puertas de lunes a viernes, de 9.30 a 13.30 y de 18.15 a 20.25 horas, y también los sábados, en este caso de 10.00 a 13.00 horas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios