Cultura

La 'Visión de San Francisco' de El Greco vuelve al Obispado de Cádiz

  • El cuadro regresa a la capilla del Carmen del Hospital de Mujeres tras su paso por la exposición 'El Greco: Arte y Oficio' celebrada en Toledo y un estudio de catalogación realizado en el Museo del Prado

Comentarios 2

La capilla del Carmen del Hospital de Mujeres, sede del Obispado de Cádiz y Ceuta, ha recibido el cuadro 'Visión de San Francisco', obra de Doménikos Theotokópoulos 'El Greco', tras su paso por la exposición 'El Greco: Arte y Oficio', celebrada en Toledo, y un estudio de catalogación realizado en el Museo del Prado de Madrid.

En una nota de prensa, el Obispado de Cádiz y Ceuta explica que la obra vuelve a su lugar de origen después de formar parte como una de las piezas principales de la exposición 'El Greco: Arte y Oficio', la tercera y última de las tres grandes exposiciones organizadas por la Fundación El Greco 2014.

Esta exposición se ha desarrollado en el toledano Museo de Santa Cruz desde el 9 de septiembre hasta el 9 de diciembre de 2014, enmarcándose en los actos conmemorativos del 'Año del Greco' con motivo del IV centenario de la muerte del artista.

Esta muestra, la "más especializada" de las tres grandes exposiciones, ha recibido más de 90.000 visitantes durante los tres meses que ha permanecido abierta. La participación de la 'Visión de San Francisco' en esta exposición fue una petición expresa de Gregorio Marañón, presidente de la Fundación El Greco 2014, fundación de carácter público.

La petición respondía al deseo de que esta obra del patrimonio diocesano gaditano, "singular y de gran belleza y cuyo estado de conservación es óptimo", estuviera presente en la exposición. Junto a ella se han expuesto otras 93 obras procedentes de 27 ciudades distintas de España, Alemania, Reino Unido, México, República Checa y Suiza.

La participación en dicha exposición de esta "joya del patrimonio diocesano" ha supuesto una "oportunidad única" para su "puesta en valor y su estudio por los más reputados expertos". La obra ha suscitado el interés de visitantes y expertos de carácter, lo que repercutirá "beneficiosamente" en Cádiz.

Tratándose de un cuadro incluido dentro del ámbito de protección del Hospital de Mujeres, declarado Bien de Interés Cultural (BIC), se solicitó "y obtuvo cumplidas las condiciones requeridas la autorización de la Delegación Provincial de la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía para su traslado a la citada exposición y posterior estudio en las instalaciones del Museo del Prado".

ESTUDIO EN EL PRADO

Posteriormente, 'Visión de San Francisco' se trasladó al Museo del Prado para ser sometido a un estudio técnico a fin de compararlo con otras obras del autor y profundizar en la técnica de 'El Greco' en una comparativa con las más de 100 obras del cretense estudiadas en el Gabinete de Documentación Técnica del Museo del Prado durante más de 30 años.

La obra, que salió de Cádiz el pasado día 19 de agosto, ha estado asegurado en todo momento con una póliza de cobertura "a todo riesgo" en su modalidad "clavo a clavo" por un valor de 25 millones de euros.

La supervisión de las medidas de conservación de la obra durante su recepción, traslados, periodo de exposición, estudio y devolución han estado a cargo de Rafael Alonso, Premio Nacional de Restauración y Conservación, y "uno de los referentes internacionales de mayor prestigio en la obra de 'El Greco'".

A partir de este momento, la obra volverá a lucir en su sede original de la Capilla del Carmen del Hospital de Mujeres donde puede visitarse en el horario habitual de apertura del Hospital de Mujeres. La obra estará cubierta por un cristal de museo con el fin de proteger la obra de los rayos uva y "garantizar su conservación para el disfrute de gaditanos y visitantes".

LA OBRA

'Visión de San Francisco' llegó al Obispado de Cádiz y Ceuta como legado testamentario del obispo Lorenzo Armengual de la Mota, y reproduce la visión de la Antorcha de San Francisco que, según la hagiografía, tuvo lugar en el Monte Alvernia.

En la zona izquierda de la imagen aparece San Francisco caído de rodillas mientras eleva su mirada hacia la llama que se contempla en el cielo. En las palmas abiertas de las manos del santo se observan los estigmas.

La figura caída corresponde al hermano León, cuya postura refleja la sorpresa por el acontecimiento sobrenatural del que es testigo. En este cuadro el paisaje se sustituye por un fondo neutro en el que destaca el fuerte foco de luz de la visión, si bien entre la oscuridad se entreven las ramas de un árbol que alude a la naturaleza.

Algunos expertos han señalado que esta obra anticipa la etapa tenebrista del pintor griego por el juego de luces y sombras que realiza con los rostros y manos de las figuras representadas.

La luz parece irradiar del rostro del santo tanto como de la llama que admira destacando su unión con el fuego divino. La figura en escorzo del hermano León, habitual en el Manierismo incorpora una sensación de movimiento a la escena de éxtasis.

En la obra, en la que predominan los tonos grises y pardos, destacan detalles del cordón, los pliegues o los parches de los hábitos como reflejo de la vida monástica y de pobreza del santo.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios