José Enrique Gil-Delgado | Escritor “Trato de dar a conocer la más importante hazaña naval de la historia”

  • El autor madrileño ha novelado la primera vuelta al mundo, con Magallanes y Elcano dando nombre a dos obras independientes y respetando el rigor histórico con algunas dosis de ficción

José Enrique Gil-Delgado, ante el monolito en honor de Magallanes y Elcano que se encuentra en Vigo. José Enrique Gil-Delgado, ante el monolito en honor de Magallanes y Elcano que se encuentra en Vigo.

José Enrique Gil-Delgado, ante el monolito en honor de Magallanes y Elcano que se encuentra en Vigo.

“En mis novelas narro, de una manera sencilla, lo que fue aquella aventura en la que se embarcaron hombres de muchas naciones distintas con la ilusión de alcanzar la fama, el dinero y la gloria, bajo las banderas y la financiación de España y con el apoyo de la monarquía hispánica”. Así resume José Enrique Gil-Delgado Crespo (Madrid, 1944) sus novelas (Amazon) en torno a la primera circunnavegación, una dedicada a Magallanes y la otra al navegante vasco Juan Sebastián Elcano.

–Acerca de la novela de Elcano: ¿cuál es su intención, qué quiere trasladar al lector?

…Y Magallanes encontró el Estrecho, y su secuela, …Y Elcano circunnavegó la tierra, constituyen la saga de ...Y dieron la vuelta al mundo. Entre las dos narran de forma novelada la historia de la hazaña naval más importante de la historia de la humanidad. Mi intención al escribir ambas novelas ha sido embarcar al lector en la aventura de la búsqueda de las Islas de las Especias, que concluyó, sin haberlo previsto, con la primera vuelta al mundo. He querido también, desde el primer momento, dejar claro que la expedición a las Islas de las Especias fue totalmente española: financiada por España y con el apoyo total de la monarquía hispánica.Portugal nada tuvo que ver en esta expedición, salvo que Fernão de Magalhães (navegante portugués nacido en Sabrosa, cerca de Oporto) fue quien junto con Ruy Faleiro presentó el proyecto de alcanzar las Islas de las Especias navegando siempre hacia Poniente al rey de Portugal, Manuel I, que lo rechazó. Acudió entonces al joven rey de España Carlos I, quien tras consultar a su consejo privado aprobó el proyecto. Tras la aprobación por Carlos I, el navegante portugués cambió su nombre españolizándolo y se pasó a llamar desde entonces Fernando de Magallanes (Hernando de Magallanes).

–En el prólogo se dice que es una novela, pero que no pierde el rigor histórico. ¿Dónde quiso situar la frontera entre la ficción y la realidad?

–Cuanto narro en las novelas referido a fechas, lugares y personajes se ajusta rigurosamente a la realidad de la historia en un 95%. Se hacen algunos guiños a algún personaje (el físico Joao Riveira) que es de total ficción. Aunque en definitiva he hecho que todos los personajes de la historia participaran en primera persona de los acontecimientos, dándoles vida, haciendo que hablen, discutan, se alegren, organicen motines y vivan momentos de pasión con las nativas de aquellas latitudes. Hay también casos de homosexualidad y de erotismo que realmente acontecieron durante la expedición.

–Dígame, ¿qué le llamó la atención de esta primera vuelta al mundo para que le haya dedicado sus dos libros?

–Dar a conocer al mundo la más importante hazaña naval de la historia de la humanidad, llevada a cabo por España y que demostró que la Tierra era totalmente navegable, contribuyendo con ello de forma definitiva a ser el primer paso para la globalización. Quiero también mediante estas ‘historias noveladas’ dar a conocer hechos trascendentes de la historia, que si hubieran sido llevados a cabo bajo las banderas y el apoyo de otras monarquías (estoy pensando que si hubieran sido los ingleses quienes hubieran llevado a cabo esta gran hazaña, no habría un rincón del Reino Unido en que no se vendieran ‘recuerdos’ de todo tipo para conmemorarla), habría habido grandes superproducciones cinematográficas y se conocerían estos hechos a nivel planetario.

–¿Qué mensaje cree que aquella hazaña, con medios que ahora nos parecen tan limitados, deja a la sociedad española actual?

–Que aquel fue un periodo de la historia de España en que se produjeron unos hechos que dieron lugar a las más importantes gestas de la humanidad, que fue un tiempo en que el entusiasmo y la unión de todos contribuyó a que surgieran los grandes genios de la literatura: Cervantes, Lope de Vega, Góngora, Tirso…; las grandes obras de la arquitectura, la pintura, la gramática, la filosofía. El haber llevado nuestro idioma, el español, a todos los rincones del planeta, hablándolo actualmente 577 millones de seres humanos. Es cierto que hubo sombras en todo este proceso de hacer que en los “dominios de España nunca se pusiera el sol” pero también lo es que construimos universidades, colegios, catedrales y se dieron leyes para proteger a los nativos de los territorios descubiertos. Se cometieron abusos, eso es innegable, pero si miramos a otros colonizadores veremos que su acción en las colonias hizo que no se mezclaran con los nativos e incluso (las reservas de los indígenas de Norteamérica lo prueban) que los marginaran.En mi opinión, el mensaje para la sociedad española actual sería que la labor de España en los territorios que colonizó fue, en conjunto, positiva y que la historia hay que mirarla con los ojos del tiempo en que los hechos ocurrieron. No podemos valorar lo que pasó hace 500 años con los criterios del siglo XXI.

–¿Cree que se está celebrando aquel hecho de la manera más adecuada?

–Considero, como ya he apuntado anteriormente que se debería dar más importancia y transcendencia a este V Centenario de la Primera Vuelta al Mundo. Confío en que dado que este quinto centenario se extiende desde 2019 a 2022, todavía haya tiempo de dar a conocer a nivel mundial esta aventura española que supuso el primer gran paso para la globalización.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios