Cultura

"Todavía es complicado que una mujer diga que es lesbiana"

  • Tras dos años de trabajo, la escritora gaditana coordina la antología 'Mujeres que aman a mujeres', una muestra de la obra de once poetas seleccionadas "por su calidad"

Comentarios 2

Once poetas. Josefa Parra, Odettte Alonso, Ana Tapia, Txus García, Begoña Callejón, Laura Cancho, Mado Martínez, Laia López, Verónica Aranda, Ana Rodríguez y Ruth Llana son las Mujeres que aman a mujeres. Escritoras seleccionadas por la mirada experta de la gaditana Carmen Moreno que se decide a antologar la obra de poetas lesbianas, más allá de la poesía lésbica. Mujeres que aman a mujeres es una obra en la que el lector se topará con el deseo, claro, pero también con el tiempo, el amor, la pérdida... Temas diversos en diversas escritoras, en diversas maneras de escribir, en diversos estilos... Mujeres que aman a mujeres, que ya se presentó en Madrid, donde actualmente vive la escritora, también se vestirá de gala próximamente en Cádiz, en el café teatro Pay Pay, y en Jerez, en la Fundación Caballero Bonald.

-¿Por qué una antología de poetas lesbianas? ¿Era necesaria o le apetecía?

-La verdad es que me apetecía porque en realidad necesario no es que sea. Por ejemplo, ¿por qué se hace una antología de poemas de fútbol? Pues porque sí, porque resulta comercial o porque a quien propone la antología le parece una buena idea. En mi caso, me apetecía porque era complicado. Yo ya había participado, pero como poeta, en la antología Blanco nuclear que aunaba poetas gays y lesbianas. Y hay mucho problema todavía en que la mujer diga abiertamente que es lesbiana. De hecho, en esta antología les propuse a mujeres de este país, reconocidas y jóvenes que participaran y dijeron que no, que no querían que la gente supiera que eran lesbianas aunque, de alguna manera, lo sepan. O también algunas decían que no querían que se les encasillara como una poeta lesbiana, que es algo un poco absurdo, porque en esta antología creo que sólo hay un par de autoras que se dedican exclusivamente a la poesía lésbica, el resto no, el resto hacen temática diversa. También, la verdad, quería ver quién se atreve a decir soy lesbiana, que no es tan fácil.

-¿Qué otros criterios de selección se han utilizado?

-Pues la calidad, excepto en un caso de una poeta, que no te voy a decir quién es, que se la incluyó porque es una de las que más vende, pero sobre todo es por calidad. En cuanto a la edad, por ejemplo, el rango es muy abierto porque va desde la veterana Pepa Parra hasta Ruth Llana que es una niña de 20 años porque he intentado que fuera lo más amplio posible. De hecho, seguramente, se podría hacer otra antología con otras poetas que se me han quedado fuera por distintos motivos, pero que habían dado el sí para participar. Bueno, también decir que todas son españolas excepto Odette Alonso que es mexicana y por vínculos está en la antología, sobre todo, porque su forma de escribir y su manera de dirigirse al mar, que es un motivo muy evocador para ella, a mí me resultaba muy cercano, así que me causó buena impresión y la llamé.

-¿Cómo le han resultado estos casi dos años de trabajo?

-Pues he estado como un año y medio o algo así además de reuniendo las obras, trabajando mucho en el prólogo. Me llevó mucho tiempo hacerlo porque intenté dar una visión global de la historia de la poesía hecha por mujeres lesbianas pero, a la vez, no quería que resultara algo sesudo o aburrido. Luego, también, es diferente leer la obra de Ana Rodríguez que tiene un libro publicado, o la de Ruth Llana, que no tiene ninguno, no es complicado, pero leer la obra de Pepa Parra o de Begoña Callejón, es más complejo porque son poetas más prolíficas. Todos los poemas están elegidos por mí aunque ellas los supervisaban y daban el visto bueno, claro. Así, que bueno, ha sido complicado seleccionar las poetas y leer todas las obras. Y, después, pues, bueno, otro medio año a la espera de que la editorial lo publicara.

-¿Hay línea temática?

-No, que va. Están ordenadas cronológicamente, de mayor a menor y se les dio libertad absoluta a la hora de decir sí y no sobre sus poemas y, precisamente, por eso, porque yo no quería que esto pareciera al ser lesbianas sólo se habla del sexo entre mujeres. No. Si queremos tratar esto con normalidad hay que ser normal. No se podía hacer algo demasiado extremista porque la antología en sí ya es extrema. ¿Para qué sólo hacer poemas eróticos si estas autoras tratan otros temas? La idea era antologar lo que tenían que es de mucha calidad.

-Y se logró por fin...

-Y yo que estoy muy orgullosa de que gente como Pepa Parra, Begoña Callejón, Verónica Aranda, Ana Rodríguez y Odette Alonso, es un orgullo porque hay gente que son un referente para mí como Pepa o gente de Cádiz como Ana pueda entrar en la antología no porque es de Cádiz sino porque tiene calidad, es un orgullo. O Verónica que a pesar de su juventud tiene una trayectoria increíble, finalista del Adonais, premio Hiperión... O Begoña, que su poesía es de lo más interesante que hay ahora mismo y va a ser la próxima autora de Diputación.

-De la colección Alumbre...

-Sí de la colección Alumbre de Diputación. Se llamará Cuando llegan las abejas y se presentará en la próxima Feria del Libro de Cádiz. Que, me gustaría decir, que el trabajo con el Servicio de Publicaciones y con José Luis Romero es estupendo y muy fácil. José Luis y la gente de Diputación te dan mucha libertad y confían cien por cien. Gente como Raúl Gómez, por ejemplo, que es el diseñador de la colección, pues es un genio además de ser muy buena persona... Bueno, también en la Feria se presentará un cuento mío ilustrado por la artista gaditana Inma Naranjo que hacemos con una editorial madrileña que saca cien ejemplares autografiados por los autores.

-¿Otros proyectos a la vista?

-Pues acaban de salir dos libros míos infantiles en México, Hipatia de Alejandría y Los ojos de Sara, con la editorial Conexión Gráfica y nos gustaría moverlos por Andalucía pero de momento no se pueden comprar en España pero esperamos publicarlos aquí. Y luego estoy trabajando en un proyecto que va a ser de autoedición porque me apetecía unir música y poesía y el formato físico es mucho más musical y me gustaría moverlo como si fuese un cd. De hecho no tiene distribuidor sino dos manager de músicos que se encargarán de cerrar las lecturas para mover el libro por España. A ver, luego también tengo un libro de poemas ya acabado que seguramente saldrá el año que viene con la editorial granadina Fin de Viaje. Y, bueno, un proyecto muy bonito que quiero cerrar estos días con Susana Ginesta en el que queremos hablar de la violencia de género a través de la copla, y, bueno, ahí estamos dándole vueltas, ya hemos elegido las coplas, y me parece que va a ser muy chulo...

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios