Cultura

The Electric Alley culmina sus 24 días de carretera en la Supersonic

  • La banda de rock gaditana culmina en casa su gira europea con un concierto el próximo jueves

The Electric Alley frente al público gaditano durante su cita el pasado verano en el No Sin Música. The Electric Alley frente al público gaditano durante su cita el pasado verano en el No Sin Música.

The Electric Alley frente al público gaditano durante su cita el pasado verano en el No Sin Música. / nía rosas

"A veces nos cuesta darnos cuenta de que para llegar a ser lo que queremos ser, toca a menudo hacer cosas complicadas, salir de tu zona de confort, desafiar a la intemperie, rodar como piedras hacia lo salvaje". Con esta hermosa comparación, Jaime Moreno átomo del núcleo central The Electric Alley, inicia el repaso por sus sensaciones durante la gira más larga de la banda de rock gaditana que culmina este periplo en su ciudad, en la Sala Supersonic, el próximo 4 de enero.

De esta forma, el 1 de diciembre comenzó el viaje que, además, vino antecedido "de una larga temporada entre furgonetas, aviones, grabaciones, galas y diferentes proyectos y momentos" que se coronaban con esta gira que han realizado por diferentes países europeos "de la mano de la promotora belga Teenage Head Music, que ha apostado por nuestro segundo LP, Get Electrified!", explica Moreno.

"Han sido 11.500 kilómetros a través de ciclogénesis, gomas de invierno, fragancias de ambigú que perduran en la pituitaria, agentes de policía que te hablan de los mejores años de su vida en tu ciudad, vasos llenos de historias que pasan en todas las pequeñas y grandes ciudades y que pasan de la misma manera que el tiempo se nos va escapando, fugaz", rememora el vocalista y músico que reconoce que tener "la oportunidad" de llevar las canciones de The Electric Alley por todos esos lugares ha sido "una experiencia que no entiendes a la primera, ni siquiera mientras está sucediendo". "Cada noche era sábado Noche. El corazón a 1.000 por hora a las 21:30h y a las 00:00h tocaba calmarse y dormir, que al día siguiente habíaotros 600 kilometros en la carretera de la vida", relata.

Moreno, que hasta el día 31 no llegó a España, aún no termina "de bajar de la nube de adrenalina, porque 18 conciertos no son nada. Necesitas más, más conciertos, más salas, más ciudades y más personas dispuestas a estremecerse con tus historias de vida, muerte, amor y suerte", desea.

Un anhelo que no está lejos ya que el próximo jueves 4 de enero a las nueve y media de la noche The Electric Alley despide gira "en casa", tilda, en la Sala Supersonic. "Es nuestra última historia de rock y en ella ofreceremos un adelanto de la próxima que ya estamos escribiendo", anuncia el músico que no deja de agradecer a todos aquellos que le están acompañando en este camino su apoyo para "compartir el sueño de unos paisanos que, contradiciendo a Bob Dylan, siempre vuelven al lugar donde fueron felices, a devolver lo prestado, porque todo empezó aquí, para aprender a volar otra vez. Aprendimos que todo es efímero, pero si lo cuidas, se puede prolongar. Nosotros vamos a cuidarlo para que siga mereciendo la pena, un rato más al menos", se despide.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios