Cultura

Las Roldanas llegaron al Museo bien embaladas a lo largo de 1999

  • Las piezas desaparecieron entre ese año y 2007

  • La Catedral inventarió su patrimonio antes de la apertura de la Contaduría

Alguna de las piezas recuperadas por la Policía. Alguna de las piezas recuperadas por la Policía.

Alguna de las piezas recuperadas por la Policía. / d.c.

Las imágenes de La Roldana que permanecieron durante años desaparecidas y fueron posteriormente localizadas en un taller artístico de San Fernando, salieron de la Catedral de Cádiz rumbo al nuevo Museo Catedralicio, en la Casa de la Contaduría, a lo largo de 1999 y 2000. Ese año absolutamente todo el patrimonio religioso existente en el primer templo de la diócesis se catalogó, entre ellos las piezas que componían el Monumento del Jueves Santo, incluidos los ángeles de La Roldana.

Cada pieza iba perfectamente protegida y con la indicación de lo que había dentro de la caja o el embalaje. Aún de esta forma siguen estando algunas de estas piezas en el pequeño almacén existente en el Museo Catedralicio. Será en 2007 cuando se dé la primera voz de alerta ante la ausencia de algunas de estas piezas, por lo que entre la llegada oficial y la desaparición pasaron como máximo entre siete y ocho años, pendiente de dilucidar por parte de la Policía la fecha exacta en la que las figuras, y otras imágenes más, salieron de la Contaduría.

En la Catedral, todas estas piezas estaban guardadas antes de la apertura del Museo en unas dependencias ubicadas en la cripta. Tras la polémica de Las Roldanas las redes sociales han publicado fotografías de una parte de estas dependencias con imágenes tiradas junto a varias cajas. Las fotografías son, en todo caso, antiguas pues la imagen que aparece, Santa Gertrudis, ya fue restaurada en el propio Museo antes de volver a la Catedral. Las cajas guardan, además, cristales de repuesto de las ventanas de los campanarios.

Lo cierto es que tanto en el almacén de la cripta, que en los últimos años ha adecentado y mejorado sus dependencias, una de las más visitadas de la Catedral, como en el de la Casa de la Contaduría el número de imágenes, cuadros y otros enseres sin exponer es cada vez menor, incluso casi inexistente en las dependencias de la Catedral, donde apenas se guardan piezas sin ningún valor artístico, como antiguas lápidas, viejas lámparas, entre otros, ya que lo único con valor patrimonial eran las figuras realizadas por La Roldana.

En los últimos años tanto la Catedral como el Museo han incrementado los trabajos de restauración de su patrimonio, tanto cuadros como imágenes y también alguna piezas ornamentales, a la vez que se realiza un mantenimiento periódico del patrimonio que ya está expuesto cara al público.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios