Cultura

Un Pirandello actualizado con 'La función por hacer'

  • La producción de Miguel del Arco se basa en 'Seis personajes en busca de autor'

La función por hacer -la obra que acoge esta noche el escenario del Gran Teatro Falla- se inspira en el clásico Seis personajes en busca de autor de Giacomo Pirandello. En la adaptación llevada a cabo por Miguel del Arco y Aitor Tejada, la acción no se desarrolla, sin embargo, durante el ensayo de una pieza -como sucede en el original- sino en la representación de una obra y en el siglo XXI, con el público como testigo.

"Entre 1902 y 1908 -apuntan los responsables en la Memoria de Dirección- la locura hizo acto de aparición en la vida de Pirandello; su mujer, Antonieta, madre de sus tres hijos, comenzó a mostrar los primeros síntomas de un mal que obligaría al escritor a ingresarla de por vida en un hospital psiquiátrico".

Un drama personal que condicionó, claramente, la inspiración del autor al escribir sobre la multiplicidad y la nulidad de la persona humana, llegando a la conclusión de que es imposible conocerse. "El texto original, sin embargo -continúan en la presentación- se regía por las normas morales de la época en que fue escrito. Así que creímos, con toda la humildad que pudimos al replantearnos la escritura de un clásico, que era un lastre para la comprensión y la implicación del espectador por las diferentes posturas a las que nos sujeta nuestra época actual". Un cambio que -insisten- sólo afecta al envoltorio de la obra, y no al conjunto del espíritu "pirandelliano".

En la obra de esta noche, dos actores comienzan una función más en un teatro cualquiera. La obra en cuestión no aporta nada nuevo, pero es ágil, incluso graciosa por momentos.

Sin embargo, en un momento determinado, algo extraño ocurre en plena representación: cuatro personas aparecen entre el público y se quedan inmóviles observando a los actores. Esta situación crea una gran incomodidad, no sólo a los actores, que pierden la concentración necesaria para seguir interpretando, sino también al público, que no soporta ni desea este tipo de fracturas.

Los actores se miran sorprendidos y hacen al público partícipe de su sorpresa: lo que está sucediendo, ¿es parte de la función, es un invento, o se trata de una conspiración para reventar el espectáculo?Los personajes, mientras tanto, aprovechan los momentos de confusión para exponer con vehemencia sus razones para poder existir.

Los ingredientes del drama que los personajes de La función por hacer anhelan vivir frente al público siguen siendo los mismos que los de hace un siglo: amor, el sexo, los celos, la locura, el sentimiento de culpa, la extrañeza de existir...

Dirigida por Miguel del Arco -Pulsión, La Madre vigila tus sueños (Teatro); La Lola (serie); Morir, Dormir, Soñar; La envidia del ejército nipón (cortometrajes)-, La función por hacer está protagonizada por Israel Elejalde, Bárbara Lennie, Miriam Montilla, Manuela Paso, Raúl Prieto y Cristóbal Suárez.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios