Cultura

Palabra de seriéfilo

  • La I Muestra de Series en San Fernando arranca con la nostalgia de 'Perdidos', las luchas de 'Vikingos' en la calle y los análisis sobre la ciencia ficción televisiva y las series fenómeno

Ver de nuevo a Jack, Kate, Charlie, Locke, Claire, Sayid, Hurley, Sun-Hwa... después de tantos años devuelve a la memoria momentos memorables, un pasado no tan lejano para el seriéfilo que curiosamente parece en las antípodas porque en este tiempo la televisión ha deparado muchos y grandes productos que han avivado el hambre por lo audiovisual. Desde la pantalla de la televisión o del ordenador, en las que medio mundo seguía la evolución de Perdidos y sus misterios, se ha pasado a un consumo multimedia en el que curiosamente cualquier formato de reproducción es aceptado: vale hasta la pantalla del móvil porque lo importante es visionarlo, da igual el entorno. Ayer, sin embargo, la proyección del capítulo piloto de este fenómeno televisivo (o no, da igual cómo usted siguiera esta serie) se producía en una pantalla grande, la de los cine San Fernando Plaza, lo que permitió reconocer la estupenda factura de la serie, más allá del mareo que la cámara en movimiento pudo provocar en los espectadores. Nostalgia IsFi se denomina a esta sección de la I Muestra de Series IsFi que se organiza en San Fernando con vocación de futuro. No podría haber mejor definición para las sensaciones que despertó esta reproducción en una primera jornada en la que los vikingos fueron los protagonistas.

La Guardia del Cuervo se encargó del ambiente en la calle, a pesar de la lluvia, y en los cines. A pie de centro de congresos, donde por la tarde se dio el pistoletazo de salida a las ponencias y mesas redondas, el grupo de hombres y mujeres sacó sus escudos y espadas para dar espectáculo. Sonaban los golpes de los combates mientras los viandantes, curiosos, observaban la estampa que ofrecían en plena calle Real, en una lucha sobre los raíles que aguardan al tranvía. Ya en el centro de ocio, animaron a los primeros asistentes a probar el intercambio de golpes, al que se atrevieron varias chicas entre risas. Su performance dio paso a la proyección del primer capítulo de la temporada cuatro de la serie Vikingos que emite TNT. Acabada la cita, comenzó ese rincón para la nostalgia.

La periodista Marina Such, coordinadora del blog Vaya Tele, ofrecía la primera ponencia: Ciencia Ficción, Televisión y Sociedad, en la que quiso mostrar lo cerca de la realidad que buena parte de esa ciencia ficción se encuentra. "Está influida por el momento social", defendió. "Tiene la capacidad de lanzar un mensaje", añadió. Puso ejemplos: Star Trek, con la tolerancia por bandera; Doctor Who, en la que no hay prejuicios, aunque sí una clara influencia del drama vivido en Londres durante la II Guerra Mundial; V, donde los alienígenas se presentaban como buenos pero querían el poder del mundo en evidente referencia a los gobiernos totalitarios -y conservadores como el de Reagan y Tatcher- de los 80s; Battlestar Galactica, con vínculos con el 11-S y críticas a las consecuencias que tuvo, como la intervención en Irak y Afganistán o las torturas; o Person of Interest, que explora la hipervigilancia actual y la desconfianza ciudadana por el espionaje de los gobiernos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios