Literatura

La poeta jerezana Pilar Paz Pasamar muere en Cádiz a los 86 años

  • La autora debutó en la poesía con ‘Mara’, un libro que escribió con 18 años y prologó Carmen Conde

  • Consiguió con ‘Los buenos días’ el accésit del Premio Adonais en 1953

Pilar Paz Pasamar, en su casa de Cádiz. Pilar Paz Pasamar, en su casa de Cádiz.

Pilar Paz Pasamar, en su casa de Cádiz. / J. B.

Comentarios 4

Pilar Paz Pasamar murió ayer en Cádiz. La poeta jerezana que emergió para las letras a los 18 años con Mara, su primer poemario, falleció por la mañana en su casa de la capital gaditana casi un mes después de celebrar su 86 cumpleaños, porque fue un 13 de febrero de 1933 cuando vio la luz en Jerez. Bachiller y universitaria en Madrid, Pilar Paz estableció su residencia en Cádiz en 1957, tras casarse con Carlos Redondo, tres años después de lograr con su obra Los buenos días el accésit del Premio Adonais y cuando su poesía había encandilado ya a Juan Ramón Jiménez.

La atracción literaria que la poeta jerezana ejerció en el autor onubense, con quien mantuvo una extensa amistad epistolar cuando ya se encontraba en Puerto Rico, queda reflejada en el libro de Ricardo Gullón Conversaciones con Juan Ramón, donde se recoge literalmente: “Hay una muchacha, Pilar Paz Pasamar, que ha escrito un poema excelente, magnífico, sobre Dios. Entre los jóvenes poetas encuentro de vez en cuando cosas excelentes. Este poema es una joya. Esa niña es genial”.

Porque Pilar Paz destacó muy pronto como poeta. Tanto fue así que su primer libro, el ya reseñado Mara, lo publicó en 1951, con solo 18 años, y fue prologado por la ya entonces reconocida Carmen Conde. Toda una tarjeta de presentación.

La poeta jerezana pasó su adolescencia en Madrid, y allí cursó el Bachillerato y la licenciatura en Filosofía y Letras en la Universidad Complutense de Madrid, donde tuvo como profesores, entre otros, al arabista Emilio García Gómez y al poeta Carlos Bousoño. Fueron ellos los acompañantes de sus primeras incursiones literarias, donde también encontró a Dámaso Alonso y a José Manuel Caballero Bonald. Y fue precisamente su paisano jerezano quien le presentó a Gerardo Diego y Carmen Conde, la escritora que prologó su debut literario.

Sus siguientes pasos en el mundo de la letras los dio ya en Cádiz en la revista Platero, que dio nombre a ese grupo generacional en el que coincidió con Bonald y también con FernandoQuiñones, José Luis Tejada y Carlos Edmundo de Ory, entre otros poetas.

La confirmación literaria de Pilar Paz llegó con su segundo libro, Los buenos días, reconocido como accésit en el Premio Adonais de 1953, una edición que se llevó el autor zamorano Claudio Rodríguez.La carrera de Paz Pasamar, Hija Adoptiva de Cádiz, siguió adelante con títulos tan inmensamente sonoros y rotundos como Ablativo amor, Del abreviado mar, La soledad contigo, Violencia inmóvil, Philomena, Sophia y Los niños interiores, el poemario con el consiguió en 2008 el premio El Público de Canal Sur en la modalidad de poesía.

Y junto a su obra en verso destaca también la narrativa, que la autora jerezana cultivó en ensayos, relatos y también artículos periodísticos como los que publicó durante varios años en Diario de Cádiz.

Precisamente tanto su obra poética como la narrativa se reunieron por separado en dos cuidados volúmenes que fueron más allá de la simple recopilación de textos. Fueron la profesora de la Universidad de Cádiz Ana Sofía Pérez-Bustamante y la profesora María del Mar López Cabrales, docente en la estadounidense Universidad del Estado de Colorado, quienes afrontaron la tarea de reunir la obra de Pilar Paz y, al mismo tiempo, de situarla en su contexto generacional y en los parámetros literarios de su cuidada obra.Pérez-Bustamante fue la encargada de Ave de mí, palabra fugitiva (Poesía 1951-2008), editado por la Fundación Municipal de Cultura y el Servicio de Publicaciones de la Diputación de Cádiz, mientras que López Cabrales se ocupó de Marinera en tierra adentro, edición anotada de su obra narrativa que publicó la editorial Presea.

Varios fueron los reconocimientos y homenajes que Pilar Paz recibió en los últimos años, entre los que destaca el nombramiento por el Centro Andaluz de las Letras como Autora del Año en 2015.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios