Cultura

Metamorfases, fuerza plástica y sugestión

  • Fernández Pujol muestra en la galería portuense Artífice su última producción

Tema recurrente en el arte o en las mitologías por su plasticidad y simbolismo es la fusión y transfiguración del hombre en animal. En el panteón egipcio queda ejemplarizado; el halcón Montu, el chacal Anubis o la gata Bastet, así como en las iconografías más contemporáneas; los héroes del cómic Batman o Spiderman, los personajes de Kafka o la legendaria licantropía. La última línea conceptual del pintor gaditano Pablo Fernández Pujol se ha manifestando por esas lides con un diagrama de fuerzas plásticas verdaderamente sugestivo. En la exposición Metamorfases que se exhibe estos días en Artífice Galería queda señalado su predilección por esas ambiguas recreaciones mutantes de cierto tono irónico, donde el protagonista principal es un hombre-cerdo.

Artista que sabe manejarse bien en las distintas disciplinas (con igual transcendencia en el lápiz, la acuarela, el carbón, el videoarte o los acrílicos) Fernández Pujol está desarrollando desde hace algunos años un universo pictórico inconfundible, creativamente diferenciador de otros coetáneos suyos. Le gusta trabajar en series y proyectos que le dan la posibilidad de llevar al límite sus principios estéticos o sus singladuras teóricas sobre el hombre, su entorno y sus cambios individuales y colectivos. Ejemplos de ello son los procesos seriales como Pigman, Bicho, 142-143 Berlín, Intro o Kokon.

En la muestra Metamorfases que puede verse en la galería portuense hasta mediados de noviembre, ha conseguido reunir un conjunto de piezas que no dejan indiferente al espectador. Fernández Pujol, que ha vivido estos últimos años en la capital alemana y Mallorca, utiliza con maestría guiños recurrentes, escenarios industriales de luces tintineantes, reflejos condenatorios y claroscuros de cocción lenta. Esta última producción queda completada por dos videoanimaciones en blanco y negro donde se puede contemplar sin ambages y de manera seductora, las distintas transformaciones del hombre en animal.

Detrás de toda esta plasticidad que queda libre de interpretaciones antojadizas, a Fernández Pujol se le entiende ya como uno de los artistas plásticos gaditanos más prometedores, ya que se encuentra actualmente en un importante momento de explosión creativa que traerá sin dudarlo tajo y viento de cara para su carrera.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios