Crítica de música

Gala lírica en el templo del vino

  • La soprano Janice Baird concluye en Sanlúcar, con un concierto con sus alumnas, sus clases magistrales de Rota

Janice Baird, durante su actuación en Sanlúcar. Janice Baird, durante su actuación en Sanlúcar.

Janice Baird, durante su actuación en Sanlúcar. / Barbadillo

Unos días antes de celebrarse la gala lírica que puso el brillante colofón a la presentación del III Premio Nacional de Narrativa Breve Barbadillo Versos 1891, tuve la ocasión de conocer a Janice Baird.

Janice es una soprano alemana-estadounidense, de reconocido prestigio en los circuitos internacionales de ópera, y una amante de nuestra tierra gaditana. Todos los años pasa una buena temporada en su casa de Rota, y aprovechando la ocasión, quedamos para tomar un café en un conocido hotel de la zona, donde me contó su pionera actividad emprendedora musical.

Janice atrae a Rota a cantantes de ópera en sus últimos periodos formativos para, magistralmente, conducirlas por una especialísima “puesta a punto final” durante unos pocos días a través de una serie de masterclasses en que se encarga de tutelar, una a una, todas las inquietudes y actitudes de estas profesionales de la lírica, frente a sus inminentes saltos a los circuitos internacionales de la ópera.

Como me decía Janice, “unas masterclasses son siempre más que un campo de entrenamiento o un simple intercambio magistral. En unos pocos días debemos ganarnos la confianza de las cantantes para poder resolver inquietudes muy diversas. Algunas solo necesitan perfiles, aspectos técnicos, pero otras necesitan un voto de confianza en su propuesta artística antes de presentarse a las temidas audiciones que llevan a cabo los grandes teatros y los agentes artísticos…o sencillamente buscan el sitio idóneo donde poder obtener una buena grabación de sus interpretaciones de manera perfectamente trabajadas para sus presentaciones profesionales”.

Y aquí se produce la magia del entorno de Rota, su patrimonio, sus playas…ya que, según Janice, “los paradisíacos paisajes de Costa Ballena combinados con los solemnes espacios que nos ceden las bodegas Barbadillo, son elementos que colaboran de manera importante en este proceso de aprendizaje y puesta a punto de estas cantantes que vienen de todas partes del mundo a seguir las masterclasses en Rota”.

Tras la agradable conversación, asistí al colofón de estas masterclasses, en las Bodegas Barbadillo de Sanlúcar, de espectaculares soleras, donde las haya. La gala lírica mereció la pena con creces.

Conducidas en lo musical por las expertas manos del pianista Borja Mariño, que además es un comunicador excelente, las tres alumnas de Janice materializaron una gala lírica exquisitamente escogida para las voces de cada una de ellas, todas sopranos, pero con matices muy diferentes, que van desde la soprano lírica pura, a la soprano spinto, que es la que posee recursos más graves y tonos oscuros, pasando por la soprano dramática, capaz de afrontar con soltura los papeles del romanticismo italiano de Verdi o los del genial y personalísimo Puccini.

De todas las alumnas de Janice Baird, sobresalió Emma McDermott, soprano dramática, de nacionalidad norteamericana, y residente en Berlín. Emma es ya un nombre conocido en muchos ambientes operísticos, y su formación abarca Rusia, EE UU, Alemania e Italia, y ahora, por supuesto España, de la mano de Janice. Su interpretación del aria de Amelia del segundo acto de Un ballo in maschera de Verdi fue realmente magistral. Y no se quedó atrás en la interpretación del primer aria del segundo acto de Turandot de Puccini y en el Finale de Salomé de R. Strauss. Brava.

La propia Janice intervino en la gala cantando el aria de Musseta de la Bohème de Puccini, en una interpretación extraordinaria donde nos dejó ver la excepcional potencia de voz que posee. También interpretó el aria de Lady Macbeth del Macbeth de Verdi. Brava.

Las otras dos sopranos que completaron la gala lírica, Vera María Kremers, de nacionalidad alemana, soprano spinto, y la soprano lírica Sophie Kochnowsca, escocesa residente entre Londres y Berlín. Con dos tesituras de soprano muy diferentes, demostraron su gran calidad artística. Vera sin duda se perfila como una gran cantante wagneriana de aquí a poco tiempo, y Sophie desde su juventud apunta a ocupar un hueco en el mundo de la ópera en papeles más clásicos y recitales operísticos. Excelentes las dos.

Una iniciativa emprendedora, que lleva nuestras tierras gaditanas a todos los rincones musicales del mundo, con un colofón inmejorable en las Bodegas Barbadillo de Sanlúcar de Barrameda. Espero que tenga la continuidad que se merece.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios