Cultura

Fran Perea vuelve con 'Souvenir'

  • La Fundación Unicaja lleva el debut del malagueño como director a la Sala María Cristina en mayo

Fran Perea junto al director general de la Fundación, Sergio del Corral. Fran Perea junto al director general de la Fundación, Sergio del Corral.

Fran Perea junto al director general de la Fundación, Sergio del Corral. / m. h.

Casi un año después de pisar las tablas del Teatro Echegaray, Souvenir vuelve a los escenarios de Málaga. La obra del dramaturgo malagueño Pablo Díaz Morilla que desvirgó a Fran Perea como director llegará a la Sala de Conciertos María Cristina el próximo 3 de mayo para contar, de nuevo, la historia de Solomon Shereshevski. Su vida es la de un periodista que ejerció en la Rusia posterior a la Revolución de 1917. Y podría haber sido normal si no fuera porque fue la primera persona diagnosticada con hipermnesia, un trastorno de la memoria a largo plazo que impide olvidar los recuerdos. O, dicho de otra manera, que obliga a quien lo padece a recordar de manera compulsiva hasta el más mínimo detalle de todas y cada una de las experiencias vividas. Gracias al patrocinio de la Funcación Unicaja, fruto de su compromiso con la creación y el acercamiento al público de contenidos culturales, la obra vuelve a la ciudad que vio nacer a su creador y a su director y se estrenará en el Gran Teatro Falla de Cádiz en septiembre.

Desde la primera vez que fue llevada a un escenario, la pieza ha sido avalada con diversos reconocimientos, como las cuatro distinciones que consiguió en la última edición de los Premios de Teatro Ateneo de Málaga (mejor espectáculo, mejor director, mejor obra original y mejor actor) o los premios Autor Exprés 2017. Aunque sobre todos los galardones, sobresale la candidatura a los Max de Teatro al Mejor Espectáculo Revelación 2018. Una trayectoria que reconoció ayer su director: "Desde que la pusimos en escena por primera vez no ha hecho más que dar alegrías". Para Fran Perea, la vuelta de Souvenir a Málaga será la de una nueva edición "de coleccionista". "Vamos a acomodar la función a la Sala María Cristina, un tesoro de la ciudad que te deja atónito a cualquiera nada más entrar", afirmó en la presentación de la cita.

Fran Perea se estrenó como director después de haberse curtido delante del telón al abrigo de clásicos, desde el Fedra de Eurípides al Don Juan de Tirso, un espíritu, el de director, que llevaba tiempo presionándole para salir. Para él, el teatro tiene que tener poder transformador en la sociedad. Delante o detrás del telón. Lleva bien esta dicotomía, dice que "hay que saber dónde estás en cada momento", porque es un trabajo que "tiene una jerarquía". "Cuando soy actor, me pongo al servicio del director para que cuente a través de mí una historia", aunque a veces las distintas facetas emprendan una lucha en su interior. Después de probar la televisión y la música, sus planes ahora, parece, siguen señalando a las artes escénicas: "La experiencia ha sido muy satisfactoria y esta no va a ser la única función que dirija. Ya estoy leyendo textos para futuros proyectos que espero que vean la luz".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios