Antonio Lizana | Saxofonista y cantaor “Doy más importancia al mensaje que a mi figura como intérprete”

  • El músico gaditano estará mañana en Conil, en un concierto junto a Javier Ruibal, y presentará en agosto el disco ‘Una realidad diferente’ en Cádiz

El músico gaditano Antonio Lizana, en una imagen promocional. El músico gaditano Antonio Lizana, en una imagen promocional.

El músico gaditano Antonio Lizana, en una imagen promocional. / Noah Shaye

El músico gaditano Antonio Lizana tiene nuevo disco. Y también nuevos conciertos anunciados. El intérprete de San Fernando estará mañana en Conil Fusión, en un concierto en La Chanca junto al portuense Javier Ruibal, y en agosto, en el castillo de Santa Catalina de Cádiz, presentará su nuevo trabajo, Una realidad diferente, un disco que retrata el momento actual del artista, en el que pretende dar más valor al mensaje que quiere transmitir que a su propia figura como músico. Las últimas entradas para la cita de Conil se pueden adquirir en el Alojado de Velarde

–¿Qué es ‘Una realidad diferente’, el nuevo disco? ¿Qué tiene de realidad y qué tiene de diferente?

–Es un trabajo de producción de casi dos años desde que empecé a componer la música, y más de un año desde que nos metimos en el estudio. Las canciones son una invitación a mirar la vida desde un punto de vista diferente, más generoso y compasivo con nuestro medio y con los demás.

–En el vídeoclip oficial, desde luego, aparece un Lizana total: tocando el saxo, cantando, con su acompañamiento orquestal: la fusión sigue siendo importante en sus propuestas.

–No lo tomo tanto como una fusión, sino como un proceso creativo sin límites estilísticos, simplemente siguiendo nuestro propio concepto de belleza, usando para ello todas las herramientas que tenemos, vengan de donde vengan.

–¿En qué punto de su carrera musical se encuentra?

–En un momento en el que doy más importancia al mensaje que quiero transmitir que a mi figura como intérprete, ya sea cantando o tocando, y este punto de vista me ayuda a ser más generoso y a tener menos miedo de probar cosas nuevas, la presión se evapora y aparece la emoción.

–Jazz y flamenco. Se lo habrán preguntado muchas veces: ¿por qué combinan tan bien?

–Son dos músicas cuya magia reside en la improvisación melódica, cuando quitas la improvisación, ni es flamenco puro, no es auténtico jazz.

–Veo que tiene algunos conciertos programados. Hábleme del de Conil, con Ruibal, y de su próxima actuación en Santa Catalina, en Cádiz.

–Sí, el concierto junto a Javier es un regalo, ya que él ha puesto la banda sonora a muchos años de mi vida, y ver que ahora estamos arreglando varios temas que vamos a hacer juntos me hace muchísima ilusión.

En Santa Catalina presentaré por primera vez nuestro nuevo álbum, con toda la banda, así que estoy esperando ese día con mucho cariño para que esta música vea la luz y que sea presentándosela a mi gente.

Y habrá más citas. Invito a que nos sigan en nuestra web, www.antoniolizana.net, y redes sociales, que es donde anunciamos las últimas noticias acerca de conciertos y nuevos proyectos que vienen.

–¿Se va recuperando el mundo del espectáculo?

–Van a haber cosas este verano, pero la limitación de aforos y el miedo que aún se respira en el ambiente es un reto para los artistas y para los promotores culturales a reinventarnos una vez más.

–¿Volverán las cosas a ser como antes?

–Espero que no. Por una parte, teniendo un punto de vista egoísta y sesgada de nuestras vidas, pudiese parecer lo mejor, pero lo cierto es que estábamos impactando al planeta de una manera fatal e irreversible, y las injusticias sociales provocadas por un capitalismo atroz no hacían más que remarcar las diferencias sociales, raciales y nacionales... hace falta un cambio de paradigma para que el mundo que le dejemos a las futuras generaciones sea mejor que el que nos encontramos, hace falta ‘una realidad diferente’...

–¿Cómo ha vivido el confinamiento? ¿Ha sido un periodo fructífero desde el punto de vista creativo?

–Sí, por mi parte ha sido muy fructífero, aunque he seguido de cerca a la gente que no ha sido tan afortunada. No me daba cuenta de la falta que me hacía parar un poco y dedicar tiempo a algo más que a preparar conciertos, en cierto sentido, no quería que se acabase. Pero bueno, imagino que toca incorporar lo aprendido a la ‘nueva normalidad’.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios