Cultura

Conil, Torre de Babel del Blues

  • El grupo Mister Groovy & The Blue Heads amplía su prestigio con un rotundo nuevo disco

Un vasco de Getxo con voz recia y espíritu libre, un sudanés de padre inglés y madre chipriota, un italiano trotamundos y un holandés errante habitan la Torre de Babel del Blues de Conil de la Frontera, castizo y a la vez cosmopolita rincón del mundo del viento que constituye el cuartel general de la banda más potente y divertida de los contornos, Mister Groovy & The Blue Heads. En los círculos especializados del blues y la música eléctrica en general se trata de un grupo con prestigio ganado y horizontes por venir, gente con sentido del ritmo, la diversión y el amor a la música universal, músicos con los pies en la tierra y nuevo disco en las alturas, un compendio de piezas de nuevo cuño y versiones que se puede descargar, gratis total, en la página oficial del combo. Los discos se han convertido en la tarjeta de visita de los grupos, en plena hecatombe y búsqueda de alternativas de la industria. Mr. Groovy y sus cabecitas azules despachan un montón de copias de sus discos antes y después de sus conciertos, que se antojan fiestas del verdadero ritmo y blues en vivo y en directo.

El impar cantante Groovy pone color a la banda formada también por el africano Philip a las guitarras, el italiano David al bajo y el baterista holandés Dennis. Las vivencias, costumbres, culturas e intereses del cuarteto se funden en una propuesta musical tolerante, abierta y atractiva.

La banda aplica en su repertorio de cada noche su propia visión del mundo, proceso alquimista de estilos y hechuras musicales diversas, y rinden tributos a los clásicos del blues eléctrico, padres del rocanrol de toda la vida, el rocanrol que los blancos mangaron y siguen expoliando a los negros, y versiones de artistas contemporáneos como Deltonos o Vaughan Brothers. Estos veteranos saltimbanquis del blues han dado un par de vueltas a toda Andalucía y parte de la Piel de Toro, se saben todos los trucos de la noche y autoproducen sus propios discos. Alcanzaron ya suficiente notoriedad para ocupar carteles de renombre y participar en programas de blues, cuyos fieles aficionados suelen ser tan exigentes como generosos. Tras el disco Monday club, los conileños sin fronteras, un vasco, un sudanés, un italiano y un neerlandés, como en el chiste global, editan ahora Blueseando, y conjugan el verbo de veras a base de blues, country, boogie y rocanrol, amén de respetar las raíces. Consideran ellos mismos que han firmado su trabajo más completo sin perder la esencia, la vehemencia y la frescura de sus primeros tiempos. Energía a raudales, modernos molinos de viento al ritmo de esa música triste prima lejana del flamenco. Emprenden nueva gira los músicos a partir del diez de abril, en El Palmar. Atento a los carteles, que Mr. Groovy & The Blue Heads pueden pasar por su ciudad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios