Cultura

"El Carnaval es nuestra huella dactilar"

  • El periodista gaditano Nacho Sacaluga presenta en la próxima edición del festival de Alcances el documental ‘Febrero. Cuando la vida es Carnaval’, una aproximación a la fiesta “de manera integral”

Comentarios 4

Cádiz lleva una huella indeleble, su Carnaval. El Carnaval lleva un sello, el gaditano.  Inseparable una de otra, Cádiz y su fiesta grande, están unidas por un lazo férreo, particular. “El Carnaval es nuestra huella dactilar”, sentencia Nacho Sacaluga, periodista gaditano que se enfrenta “de manera integral y desde diferentes prismas” al genio carnavalesco en el documental Febrero. Cuando la vida es Carnaval, que se estrenará en la próxima edición del festival de Alcances.      

El realizador no deja cabo suelto. Toma la fiesta, una fiesta en la que ha participado desde hace doce años como integrante de una agrupación callejera, y la mira como una figura poliédrica. Decenas de caras. Ahí reside la singularidad de su estudio. “Evidentemente éste no es el primer documental sobre el Carnaval pero sí es pionero en explicarlo de una manera integradora. Hablamos de sus facetas artística, humorística, creativa, histórica...”, enumera.

¿Por qué? “Pues porque estoy harto de que todo sea chirigota. Un tío disfrazado es chirigota, un coro es chirigota, una comparsa es chirigota, una chirigota es chirigota...”, ríe el dicharachero periodista de Telemadrid en un intento de ilustrar “la incultura” que existe sobre el Carnaval de Cádiz, “un absoluto desconocido” a pesar de su exportación a otros terrenos.

Para paliar este vacío, Sacaluga se lanzó a recorrer ensayos, teatros y actuaciones callejeras, consultó a músicos y artistas que se han sentido seducidos por la fiesta gaditana o que han salido de su seno, y conversó con diferentes creadores del Carnaval. Con su equipo, Alberto Dorado, Antonio Moreno, Jesús Pozo. Cámara en mano. Con 17.000 euros de presupuesto inicial. Y con ilusión. “Nuestro objetivo es que lo vean los gaditanos. Es para ellos. Por eso nos gustaría que se proyectara varios días en Cádiz, aunque eso no depende de nosotros”, deja caer. Luego llegaron las subvenciones: Ayuntamiento, Canal Sur Televisión y Unicaja.

“El trabajo ha sido muy duro”, exalta. No es para menos. Treinta y dos entrevistas. Ocho horas de actuaciones. Diez horas de ambiente en la calle durante 2008 y 2009. Gran parte de este material, “el 90 por ciento”, dice, queda fuera de la cinta pero se baraja como basamento de un libro que Sacaluga escribirá sobre el tema.

“Ni te imaginas a la hora de montar”, vuelve a reír el gaditano. Pero lo consiguió. Sesenta y siete minutos de una historia narrada “a caballo entre el estilo televisivo y el cinematográfico”, apunta, en la que desfilan personajes y personalidades variopintas. Del Selu a Alejandro Sanz. De Merche a Diego Manrique. De Andy & Lucas a Javier Osuna. De Martínez Ares a Juan Carlos Aragón. De Teófila Martínez a Carlos Díaz. Del Gómez a Julio Pardo. Del Yuyu a Alberto Ramos Santana. A todos ellos, Sacaluga agradece su colaboración, además de desterrar mitos: “Tengo que decir que la totalidad de autores de Carnaval entrevistados llegaron con mucha antelación a la cita y fueron extremadamente generosos conmigo. Fue como recibir clases particulares de verdaderos catedráticos en la materia”.

Con estos compositores infalibles de febrero, el director se adentra en la faceta artística  del Carnaval y el análisis del humor. “No he entrevistado a componentes porque a mí me interesan los creadores”, argumenta. Con investigadores como Ramos Santana, con Villanueva, José María Jurado y Osuna, Sacaluga contextualiza y documenta la historia de la fiesta. Con la alcaldesa y el ex regente de la ciudad analiza sus vivencias como flanco de críticas. Con los artistas, teoriza sobre hasta qué punto  el Carnaval puede ser una tarjeta de visita muy adecuada para nuevos horizontes en el mundo de la música, de la televisión, del humor, de la interpretación... Y así con los distintos agentes de la fiesta.

“La entrevista a Alejandro Sanz era una parte fundamental porque demuestra hasta qué punto el genio del Carnaval es internacionalizable”, valora el realizador al que no le pasó desapercibido el concierto que el músico ofreció en Puerto Rico durante el año 2004 donde ejecutó al piano unos versos de ‘Los Yesterday’, de Aragón.

Internacionalización que cuestiona el reputado crítico Diego Manrique, también aficionado, en una comparación  genial “con la música de Nueva Orleáns”. “El decía que cuando se intentó sacar fuera no funcionaba. Hubo que cambiar el concepto, que depurarla. No decimos que sea necesario hacer eso con el Carnaval, pero para llevarlo a otros lugares, para que triunfe en Madrid, por ejemplo, sí. Aunque sería otra cosa, claro”.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios