Real Academia Hispano Americana

Bienvenida a uno de los “valores más consolidados del panorama literario andaluz”

  • Rafael Sánchez Saus recibe al nuevo académico Enrique García-Máiquez glosando su vida, su obra y su dedicación periodística

El catedrático Rafael Sánchez Saus durante su discurso de contestación.

El catedrático Rafael Sánchez Saus durante su discurso de contestación. / Lourdes de Vicente

El catedrático de Historia Medieval de la Universidad de Cádiz Rafael Sánchez Saus, miembro de número de la Real Academia Hispano Americana, fue el encargado de contestar y recibir a Enrique García-Máiquez como nuevo académico de número. Un discurso el de contestación que sirvió para glosar sus méritos para ingresar en la institución, al tiempo que repasó la vida y producción literaria de Máiquez y, finalmente, reivindicó la figura del gaditano Pemán, centro de la jornada.

Con referencias portuenses, a la Bahía y al rey Alfonso X El Sabio comenzó su discurso Sánchez Saus, en una comparativa con el nuevo académico: “Entre el rey Sabio, pero también poeta, y el poeta portuense y sabio que hoy recibimos en esta Casa hay muchos siglos, muchas generaciones, muchos poemas elevados y vertidos entre estas dos orillas de la bahía. Para todo el que contempla Cádiz desde allí, Cádiz se convierte en objeto inevitable de deseo. No es extraño, pues, que al modo en que Alfonso X surcaba la bahía en busca de un destino que se le negó de rey cruzado y navegante, y por eso quiso ser enterrado aquí, Enrique García-Máiquez haya traspuesto decisivamente ese trozo de mar en más de una ocasión, bien para hallar y desposar aquí a la compañera de su vida, Leonor, bien hoy mismo para contraer nupcias, no por metafóricas menos reales, con esta Real Corporación. Y para sellar ese ingreso ha elegido, además, dedicar su discurso a José María Pemán, director de esta Real Academia durante largos años y, esa es nuestra convicción, el más ilustre y universal gaditano del siglo XX, cierto es que en dura competencia con Manuel de Falla”.

Sánchez Saus realizó un breve paréntesis en su relación de obras poéticas de García-Máiquez para hacer feliz referencia a su condición de articulista en prensa: “Afortunadamente para quien les habla, pero también para tantos y tantos lectores como García-Máiquez tiene entre nosotros, justamente ese año (2004), por iniciativa de aquel gran director de Diario de Cádiz y luego del Diario de Jerez que ha sido Rafael Navas, don Enrique comenzó su carrera como columnista en el grupo Joly, en el que pronto se convirtió en auténtico referente, verdadero ‘príncipe de los columnistas católicos’ como yo le llamo, tanto por la calidad extraordinaria de sus artículos como por la hondura con la que acierta a tratar todo asunto —cotidiano, familiar, social, cultural o político— que suscita su atención. No es extraño que se haya convertido en un articulista reclamado que atiende, sin bajar jamás el nivel de su exigente calidad, no menos de media docena de secciones fijas en otros tantos medios”.

El académico tuvo palabras para defender la figura de Pemán: “A la obra de José María Pemán se le niega todo valor mediante el falaz procedimiento, que nadie resistiría, de señalar una y otra vez sus lunares sin mencionar nunca o casi nunca sus aciertos. Se comete así no sólo una injusticia, también un falseamiento que hace del todo incomprensible el fenómeno de la inmensa popularidad que el Pemán literato gozó en toda España durante muchas décadas, antes, durante y después del franquismo”.

“La Real Academia Hispano Americana –finalizó Sánchez Saus– gana hoy a uno de los valores más consolidados del panorama literario andaluz, con proyección creciente en toda España y fuera de ella. Un poeta ante todo que ha sabido desplegar la riqueza de su patrimonio moral, espiritual e intelectual a otros muchos ámbitos de la creación, empezando por su propia vida y la de los suyos. Una vida y un talento que nos llega a la Academia en su primera madurez”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios