Cultura

Arte de Cádiz y del Mediterráneo con la apertura de dos nuevas galerías

  • Fernando Benítez Gabriel reabre las puertas de la galería que regentó su padre, Nando Dos socios extranjeros ponen en marcha Peri Art, para el intercambio cultural, en Novena

El mundo del arte está de enhorabuena en la ciudad. Con arte de Cádiz y del mundo. Con artistas gaditanos y de países mediterráneos. El mundo del arte gana en espacio, en apuestas, en iniciativas novedosas y con solera, desde dos nuevas salas. La primera de ellas, en la calle Enrique de las Marinas, donde Fernando Benítez Gabriel, hijo del famoso escultor Nando, ha reabierto las puertas de su estudio convertido en galería, para recuperar el espíritu con que décadas atrás abrió de la mano de su padre, del que aprendió buena parte del oficio. El logo actualizado de los niños del paraguas del parque Genovés llama la atención nada más poner un pie en este espacio regentado por él mismo desde hace ya una década, Galería de Arte Nando.

El otro nuevo espacio, Peri Art, ha abierto en plena calle Novena, como prolongación de un proyecto multicultural que pretende importar arte mediterráneo a la tierra. Sus propietarios, el marroquí Rachid Lalaoui y el húngaro Istvan Borhidan han emprendido esta nueva iniciativa en la que convergen obras de artistas marroquíes, iraquíes y el propio Istvan Borhidan, que se queda al frente de la nueva sala, en el día a día.

Dos conceptos diferentes, en cuanto a contenidos y arranque, pero similares en el deseo de consolidarse en una ciudad donde las galerías han mermado en la última década.

Benítez Gabriel, como firma el hijo del mítico Nando, ha dejado atrás una etapa anterior en la que desde este mismo rincón, el de toda la vida, se limitaba a sus encargos, fundamentalmente derivados de la actividad escultórica. "Decidí encerrarme un año a pintar, que es lo que verdaderamente me apasiona. A ver si sobrevivo de la pintura". Un año en el que ha tentado y probado, haciéndose con varios galardones en certámenes de toda la provincia, en Benaocaz, Los Toruños y en El Puerto. "He empezado a conocer a pintores de la tierra, he visto que hay un gran potencial, que hay gente muy buena que sólo expone en bares, yo mismo lo hago, y he pensado que era necesario abrir un nuevo espacio". Con esta filosofía abre de nuevo las puertas del mítico rincón, donde su obra se fusiona con alguna aislada de su padre, como la de Maternidad. "La idea es exponer mi obra y la de otros artistas de calidad, que tengan otro espacio de referencia". De hecho, junto a su obra, que ocupa casi toda la sala, pueden verse piezas del artista gaditano Pepe Baena, y próximamente, de Enrique Cabanillas o Pepe Palacios.

Llama la atención la pieza de gran formato ya vendida en la que dos jóvenes asoman por el pretil de una azotea gaditana. Paisajes gaditanos que ha abordado más intensamente para esta nueva etapa, pues anteriormente hacía mucha mitología, y desnudos. Así, Benítez Gabriel firma también escenas del ronqueo del atún, con otras de reconocidos paisajes de la ciudad que también incluye en otras temáticas, incluso mitológicas. También destaca en su exposición una serie de músicos, "de los que ya sólo quedan cuatro, de los más de treinta que pinté". Obra variada y muy visual, la de este artista curtido entre las propia experiencia de su niñez, en el taller familiar, junto al pintor Torres Bru y en la Escuela de Arte de Cádiz.

Una oportunidad para el arte en Cádiz y para él mismo, que toma con fuerza y sorprendido, "pues en apenas una semana se ha interesado mucha gente a través de la página de facebook". Todo esto, sin abandonar sus encargos y trabajos más potentes procedentes en su mayoría del mundo del Carnaval.

También arrancan con ganas en Peri Art. Expone Rachid Lalaoui que "la idea es el intercambio entre culturas y civilizaciones". De ahí a la elección de Cádiz para este proyecto que comenzó hace un año en Lebrija, donde abrieron una sala con el mismo nombre. "Cádiz es una ciudad emblemática, de las más antiguas de Europa. Es un buen lugar". Dice del espíritu de un proyecto que pretende dar cabida a pintores de la tierra, desde este espacio donde confluyen las culturas y los estilos, y donde también tiene previsto impartir clases de pintura, a cargo de Istvan Borhidan. Arte del mundo por y para Cádiz y el mundo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios